Mayor protección de los derechos a la salud de personas con VIH-SIDA

StaffStaff

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos promueve entre la población de Chiapas, “cero tolerancia y no discriminación”.

Según datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal y el Censida, en Chiapas, de 1983 a noviembre de 2019, se registraron 11 mil 450 casos notificados de VIH-SIDA, los cuales ocho mil 500 corresponden a hombres y dos mil 950 a mujeres, con una proporción de casos respecto al total nacional de 5.4 por ciento.

De esta población el 20 por ciento de las personas con VIH/SIDA puede dejar su tratamiento médico por estigma y discriminación hacia dicho padecimiento, esta cifra refleja la educación de una sociedad que aún no ha avanzado para hacer conciencia respecto a esta epidemia.

Por lo que La Comisión Estatal de los Derechos Humanos promueve entre la población de Chiapas, “cero tolerancia y no discriminación” con lo que este año hará énfasis en la protección de los derechos a la salud de personas con VIH-SIDA.

Arturo Alfaro Castellanos, visitador general especializado en asuntos de la mujer CEDH, comentó que, “vivir con VIH es vivir dignamente con tu tratamiento, pero si hay cosas que aquejan, porque hay personas que no llegan; por la discriminación, que es bastante, en la comisión damos un seguimiento con las visitaduría regionales en la CEDH en varios municipios y regiones de Chiapas. Pero le hemos dado seguimiento más con el secretario de salud, por lo que invitamos a toda aquella persona que sufre de discriminación llegar con nosotros y quejarse, por lo que haremos la defensa y protección de los derechos humanos a la persona.

Según Censida, cada año, la Secretaría de Salud realiza cerca de 30 mil exámenes para detectar este padecimiento. De acuerdo con las estadísticas, la mitad de los nuevos casos son diagnosticados demasiado tarde y cerca de 2 mil 500 personas mueren dentro de los primeros seis meses.

Cuando las personas con VIH tienen una adherencia a su tratamiento, y logran la supresión viral hasta ser indetectables, reducen la posibilidad de transmitir el virus a otras personas hasta en un 96 por ciento.

En muchos estados las mujeres que viven con VIH no tienen acceso equitativo a servicios de salud de buena calidad y enfrentan múltiples formas de estigmatización y discriminación por inequidades de género, pobreza, edad, desigualdad social, pertenencia indígena, entre otras circunstancias y estas; se entrecruzan y potencializan la desigualdad que viven.

Además, las mujeres que viven con VIH son desproporcionadamente vulnerables a la violencia de género, incluida la violación de sus derechos sexuales y reproductivos.

Chiapas es una de las entidades federativas que tienen un mayor porcentaje de mujeres con VIH seguido de Guerrero, Veracruz y Oaxaca.

El tratamiento para esta enfermedad es universal y gratuito en todo el sistema y el logro más importante, implica que el 89.7 por ciento de las personas en tratamiento en la Secretaría de Salud, están en estado indetectable.

Aunque existen presupuestos con perspectiva de género con impactos tangibles. La mortalidad mantiene una tendencia descendente desde el año 2011 y los casos de VIH transmisión vertical, se han reducido 39 por ciento en 5 años. Los impactos deben profundizar y plantear nuevos retos a mediano y largo plazo.

Cabe recalcar que de acuerdo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 2030), los principales retos incluyen: Incrementar la cobertura del tamiz para VIH y sífilis en mujeres embarazadas, impulsar políticas de intervención en estados con epidemias que afectan en mayor medida a la mujer y crear una ruta factible.

#VIH-Sida#salud#cedh