Celebran el primer tradicional Viernes del Llano en Oaxaca

Instituciones educativas de la ciudad mantienen la tradición

Estudiantes universitarios organizaron el Primer Viernes del Llano en el Paseo Juárez, en el Centro Histórico. La fecha corresponde al primer viernes posterior al Miércoles de Ceniza, de acuerdo a la tradición católica.

El evento fue organizado por personal de la Dirección General de Enseñanza Media Superior de UABJO, el cual se lleno de color y belleza femenina representada por alumnas de diferentes unidades académicas de la universidad, entre éstas la Escuela de Bellas Artes y las escuelas preparatorias 1 y 7.

Autoridades universitarias subrayaron el respeto hacia la mujer y resaltando la belleza interior y exterior de las participantes. Las alumnas fueron acompañadas por sus profesores, compañeros y padres de familia a lo largo del  primer recorrido floral, así como con la presencia del público nacional y extranjero que se dio cita en punto de las 7:00 horas de la mañana en el hemiciclo a Don Benito Juárez.
El público disfrutó de las notas musicales de la Marimba del Estado y de la Tuna Universitaria y no perdió oportunidad de entregar claveles y rosas a las chicas que desfilaron.

Para las participantes se trata de un momento de convivencia entre hombres y mujeres en el cual se cierra el paso al acoso y a la violencia de género, pues en ese momento los compañeros hacen equipo con las estudiantes que desfilan.

La celebración se remonta a principios del siglo XVI en lo que antes fueron los Llanos de Guadalupe, hoy Paseo Juárez El Llano, donde comerciantes ofrecían flores a los creyentes que acudían a la ermita edificada en la zona, construida en 1522. La fiesta se fortaleció en el siglo XVIII cuando la gente acudía a pedir milagros al Señor de Tepeaca.

Sin embargo, los paseos florales, como tales, comenzaron a realizarse tras la creación de la Universidad Benito Juárez en 1827, que en ese tiempo funcionaba como instituto, y fue la Federación Estudiantil Oaxaqueña la encargada de tomar la tradición junto con otras instituciones educativas.

El fallecido cronista Rubén Vasconcelos Beltrán señalaba que "desde el primer viernes nos reuníamos precisamente en El Llano para festejar La Cuaresma y era muy bonito porque se reunían los estudiantes y se paseaba de la siguiente forma. Es decir, los hombres iban de acuerdo a las manecillas del reloj y las mujeres en sentido contrario, para recibir flores y también ahí se elegía a la madrina del viernes”.

Con el paso de los años se estableció que las alumnas dieran una vuelta alrededor de la rotonda de Benito Juárez, para recibir flores, siendo que quien recibía más era la ganadora, a la cual se le llamaba "Madrina del Viernes del Llano".