Jardines de la Primavera: viven al borde del infierno

Ana Lilia PachecoAna Lilia Pacheco

COLONIA JARDINES DE LA PRIMAVERA, San Jacinto Amilpas, Oaxaca.- Calles sin pavimentar, falta de alumbrado público, drenaje en mal estado y asaltos todos los días, son los males que relatan los vecinos de este lugar.

Por más de 40 años, han solicitado a las autoridades municipales la pavimentación de las privadas de la zona; incluso en algunas, hace falta la instalación de energía eléctrica, por lo que en las noches se quedan en penumbras.

Robos diarios

“Diario hay robo a transeúntes; como las calles están solas, es más fácil para los asaltantes”, relata la señora Luisa Mendoza, vecina de esta colonia.

Explica que para protegerse entre vecinos, implementaron el uso del silbato para hacerlo sonar al ver o ser víctima de algún delito; “cuando lo escuchemos, debemos salir los de las casas cercanas al sonido y si todos los tocamos, todos salimos”, describen.

Señala que desde dos años atrás, los saltos y robos a casa habitación incrementaron, por lo que piden que haya más rondines por parte de la Policía Municipal, ya que no son constantes.

“También entendemos que no se dan abasto, pues sabemos que son apenas 20 elementos por cada turno que deben cuidar a las 13 colonias y 20 fraccionamientos”, menciona Gabriel Cortés, presidente del Comité de Vida Vecinal (Comvive) de la colonia.

“Si los agarramos, los linchamos”

Doña Luisa menciona que ha visto a algunos asaltantes que vienen con uniformes de policía; “dicen que son policías y con eso se quitan a las personas”, señala.

“Necesitamos refuerzos para los rondines, porque si nosotros agarramos a uno, le vamos a dar su tunda o si hizo grave daño, quizá hasta lo linchen los afectados”, advierte.

El temor que tienen los vecinos es que al irse a trabajar, dejan las casas solas o hay menores de edad; por ello, la única solución que han visto es organizarse entre vecinos y detenerlos ellos mismos.

Cooperaron para la luz

Don Jacinto Pérez, también vecino de la colonia, reclama que debido al aumento de la inseguridad, los vecinos tuvieron que cooperarse para el reemplazo del alumbrado público, ya que, a pesar de haberlo gestionado con la presidenta municipal, ésta solo les dio 10 lámparas, las cuales no cubren la necesidad de todas las privadas.

“Si en las calles hay un poco de luz, es gracias a la cooperación de los vecinos, pues cada uno pusimos 50 o cien pesos para poder comprar cables y las lámparas que necesitábamos”, señala el vecino.

Reclaman que la autoridad municipal en su informe de gobierno subrayó que iluminó todas las calles de la colonia; pero mencionan que durante la noche se puede ser testigo que eso es falso.

“No es posible que estén cobrando impuestos y el alumbrado y no nos lo den. También está el problema del camión de la basura, pues sí pasa, pero muy temprano y si algún vecino no la tira, va y la deja en la calle o en el arroyo”, informa doña Sol Méndez.

No hay mejoras 

“Llevo más de 40 años viviendo aquí y no veo mejoras. Mi calle no está pavimentada, sí tiene drenaje pero falta el agua”, señala don Jacinto.

Reclaman que las autoridades solo se acercan a la colonia en temporada de campaña, les prometen los servicios y cuando llegan al cargo, ya no se acuerdan de ellos o no le dan continuación a las gestiones.

“Es importante que vengan, caminen con nosotros y vean las necesidades. Se metió el arroyo como priorización de obra, pues la mayoría de los vecinos se inunda, pero medio tapan y se van”, lamentan.

Resaltan que la Segunda Privada de Girasoles es la que cuenta con más carencias, pues no tiene energía eléctrica, alumbrado público, ni drenaje sanitario.

El presidente del Comvive relata que en 2019, Sapao los apoyaba con una supervisión para que los dejaran conectar una tubería, pero el municipio no ha retomado este trabajo.

“Las autoridades nos deben poner atención porque pagamos nuestros impuestos, pero solo vienen, se toman la foto; la colonia necesita bastantes cosas”, enfatizan.