El día que casi asesinan a George Harrison y a su esposa Olivia en su propia casa

George Harrison, el legendario exguitarrista de la más que legendaria banda The Beatles, cumpliría en el día de la fecha 77 años. Su muerte se produjo a causa de un cáncer de pulmón el 29 de noviembre de 2001. Pero pudo haber muerto un par de años antes de la misma manera en que murió su colega y compañero de banda, John Lennon: asesinado por un fanático desquiciado.

Es que el 30 de diciembre de 1999 una persona ingresó a la casa de Harrison en las afueras de Londres e intentó asesinarlo con un cuchillo de cocina. El guitarrista combatió cuerpo a cuerpo con el atacante, y salvó su vida de milagro, pero recibió tres cortes de la cuchilla y una puñalada que ingresó 2,5 centímetros en el lado derecho de su torso, por lo que tuvo que ser internado en un hospital de las inmediaciones.

La esposa del artista, la mexicana Olivia Arias, también se trenzó en la pelea con el invasor para detener el ataque, que sucedió en el dormitorio de la pareja. Recibió un golpe en la cabeza, pero no de gravedad. Con motivo de la pelea, el agresor terminó también fue hospitalizado, con una contusión en su cráneo. Más tarde, fue recluido en un sanatorio neuropsiquiátrico.

El agresor fue también hospitalizado luego de atentar contra el Beatle y su esposa Fuente: Archivo

El ataque y las heridas

El hecho que casi deja a Harrison como el segundo Beatle ultimado por un fanático ocurrió en la madrugada del 30 de diciembre en Friar Park, la mansión que el músico tenía en Henley-on-Thames, a unos 40 kilómetros al oeste de Londres. Michael Abram, de entonces 33 años y oriundo -al igual que el cuarteto musical- de Liverpool ingresó por una ventana al domicilio de la familia Harrison y minutos más tarde entraba al dormitorio de George y Olivia, que se encontraban despiertos porque habían escuchado el ruido de los vidrios al romperse.

En la habitación matrimonial de los Harrison se desató una batalla campal en la que, luego de recibir golpes y cortes, la pareja pudo contener al agresor y llamar a la policía. Las primeras versiones del combate en el recinto nupcial informaban que Olivia detuvo al agresor rompiéndole una lámpara en la cabeza.

El exBeatle fue internado en el Royal Berkshire Hospial, en la cercana ciudad de Reading, donde le insertaron velozmente un tubo en el pulmón derecho que evitó que un coágulo de sangre quede encapsulado ahí y le provoque males mayores.

Al día siguiente, el músico ya estaba casi recuperado y haciendo bromas a los medios que fueron a verlo: "Me dijo (el agresor) que no era un ladrón, pero que tampoco había venido para hacer una audición de los Traveling Wilburys (el grupo que formaba Harrison a finales de los 80 con Bob Dylan, Roy Orbison, Tom Petty y Jeff Lyne)".

El agresor: esquizofrénico, paranoico y poseído por Harrison

En cuanto al destino del agresor, un jurado de la Corte de Oxford señaló que el hombre era un esquizofrénico paranoico, que pensaba que el mismo George Harrison lo había poseído, y que debía eliminarlo por orden divina. Además, Abram también estaba convencido de que los Beatles eran todos brujos.

En noviembre de 2000, el atacante escribía una carta a Harrison y a Arias en las que pedía "sinceras disculpas" por haber intentado matarlos. "Deseo contarles cuánto lamento la angustia y las lesiones que causé cuando estaba enfermo", escribió Abram desde su sitio de reclusión en un instituto neuropsiquiátrico donde lo condenaron a permanecer "sin restricción de tiempo".

El misterio que permanece todavía hoy, 21 años después del ataque, es cómo hizo Abram para penetrar en el domicilio de Harrison, que estaba absolutamente rodeado de seguridad y con sistemas de alarmas.

Especialmente desde el crimen que sufrió Lennon en manos del fanático Mark Chapman, la mansión de Harrison, donde el músico, de entonces 56 años, vivía con su esposa y su hijo Dhani, de 21 años en el 99, se encontraba rodeada de altos muros con alambres de púas y llena de videocámaras y luces de seguridad.

George Harrison salió vivo de los cuchillazos de Abram pero no podría escapar a los efectos de un cáncer de pulmón que terminó con su vida poco menos de dos años después, el 29 de noviembre de 2001. Curiosamente, su atacante fue liberado del hospital psiquiátrico justo un año después de la muerte del exBeatle.