Privatizan cancha, un espacio público

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Con los años se convirtió en un referente del esparcimiento y el deporte, no solo para los habitantes del Infonavit Primero de Mayo, sino también para algunos más de otras zonas de Oaxaca de Juárez.

“La Canchita”, como se le conoce a este pequeño espacio multifuncional ubicado al norte de la capital, en su tiempo fungió como centro recreativo en donde se impartían clases de baile, de volibol y de basquetbol, además de que se disputaban torneos de baby fut organizados por la liga Primero de Mayo.

Sin embargo, pese a que entre los habitantes de la comunidad es considerada como un ‘patrimonio’, el pasado 17 de enero la cancha fue ‘privatizada’ y desde entonces se ha mantenido cerrada; incluso la bordearon con malla ciclónica y puertas de metal con candados.

“Los niños, literal, tuvieron que entrar a jugar como delincuentes, por abajo, porque la persona que cerró la cancha dijo que ahora es privada”, denuncia un vecino del asentamiento al que por seguridad llamaremos Felipe.

Y además, añade: “yo crecí jugando ahí, mis hijos jugaban ahí, mis vecinos igual… entonces, perdón, pero la decisión de cerrarla es lo más tonto que pudieron hacer.

“Muchos vecinos se están quejando, muchos se han mostrado sorprendidos e incluso en las redes muchos piensan como yo así de 'yo jugué ahí', y ahora ver la cancha cerrada, pues sí te saca de onda. Los principales afectados son los niños, que de por sí ya no tienen espacios de esparcimiento seguros y los pocos que hay se los quitamos… pues está grave”, detalló.

Espacio público

De acuerdo con Felipe, “La Canchita” recibió su última rehabilitación por parte de alguna autoridad hace ocho años, en 2012. En ese entonces, señala, “era múltiple el uso que se le daba y todo sin costo; si venías a clases de volibol, podía pasar quien fuera, lo mismo del basquet y del torneo de baby fut se sacaba (dinero) para darle mantenimiento. Era autosustentable el espacio.

“Sin pedir un peso se pusieron redes, se arreglaron postes, se pintaba cada cierto tiempo; es decir, le dábamos mantenimiento porque nomás nos la entregaron y las autoridades se olvidaron”, lamentó.

Debido a esta identidad y arraigo que nació entre usuarios y espacio, la sorpresa por ver a la cancha ‘presa’ de una persona fue inmensa y así lo manifestaron en redes sociales los vecinos, quienes buscarán la intervención de las autoridades para liberar el que, consideran, “es un espacio de todos”.

“Como está la situación ahorita, creo yo que no fue una buena decisión; además, la forma en la que según se hizo, de llegar y sacar a los niños mientras estaban jugando, no fue lo correcto. Ahora, lleva cerrada ya una semana y nadie puede entrar a jugar futbol o basquet porque una persona le puso candados y tiene la llave”, mencionó.

Convivencia armónica

La conservación de un espacio público, desde la perspectiva del vecino anónimo, “correspondería a las autoridades, la policía; ellos deberían evitar o prevenir la presencia de personas que tomen alcohol o que podrían causar daños a la estructura; esto no se va a acabar cerrando la cancha”, dice.

En ese sentido, menciona que el hecho de que una persona haya tomado tal decisión “tan extrema”, traerá consecuencias que, con el paso del tiempo, serán evidentes.

“Ahorita los niños ya no salen a la calle o a los parques por estar en el celular, y los espacios a los que pueden ir están cerrados o en malas condiciones; eso va a generar al rato que los niños sean sedentarios y no hagan ninguna actividad física”, señala.

Finalmente, Felipe espera que la situación se pueda revertir de manera pacífica y a través de un proceso regulado por la instancia municipal correspondiente; esto, con el objetivo de crear un espacio en el que se pueda convivir y practicar deporte en armonía.

“Se pueden asignar policías para la vigilancia de la cancha y no solo de ella, sino de las personas que la usan, para evitar algún conflicto o disgusto, además de evitar la presencia de personas ‘ajenas’ a las actividades que ahí se realizan o que solo vengan a ocasionar disturbios en la zona alrededor de la cancha y en el entorno cercano”, concluye.