Niñas istmeñas, blanco de abuso sexual

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Las estadísticas de violencia contra la mujer muestran que aún se está lejos de poner fin contra esta práctica que vulnera los derechos de niñas, adolescentes y mujeres, incluso adultas mayores. Desde la violencia verbal, hasta la violencia física y el feminicidio, son las amenazas que enfrentan las istmeñas. 

La mayoría de los casos que conciernen a delitos sexuales, no son denunciados.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que nueve de cada 10 delitos sexuales son cometidos contra las mujeres. Las adolescentes de entre 15 y 17 años son las más propensas a ser agredidas.

El Vicefiscal en la región del Istmo, José Matus Cruz, resaltó la instalación del Módulo de Atención especializada para atender los casos de violencia de género o delitos que atentan contra las mujeres.

Órdenes de aprehensión

De enero al 13 de febrero de 2020, la Vicefiscalía integró 18 carpetas de investigación, las cuales fueron canalizadas al centro de Atención de la Mujer por Razón de Género con sede en Juchitán, Oaxaca.

De las 18 carpetas de investigación, 15 fueron judicializadas, es decir, puestas a disposición de un juez de control de la región del Istmo para que emita las correspondientes órdenes de aprehensión.

A esa misma fecha se han ejecutado solo dos órdenes de aprehensión por los delitos de abuso sexual y violación, mientras que nueve continúan pendientes por ejecutarse de las 15 judicializadas, pero hay otras más que no están iniciadas.

Pero cuando se tienen casos delicados, por ejemplo, de la zona norte u oriente del Istmo, donde se presentan asuntos que involucran como víctimas a menores de edad y se tiene información de quiénes son los presuntos responsables, la Unidad de Género se traslada a esos lugares con el grupo de peritos necesarios que intervendrán para recabar todos los datos de prueba.

La Unidad está compuesta por cinco fiscales, agentes estatales de investigación, peritos médicos mujeres, trabajadoras sociales y psicólogas para darle seguimiento, pero también orientación a las mujeres que llegan a denunciar, dijo.

Señaló que de las órdenes pendientes, la Vicefiscalía trabaja para la localización de los agresores. Tienen hasta el 29 de febrero para poner a consideración del juez otros asuntos para que libere nuevas órdenes de aprehensión.

El mayor número de víctimas por el delito de abuso sexual, son menores de edad. Para el caso de violación, es mayormente cometido contra mujeres en edad reproductiva. 

Violencia intrafamiliar incrementa

Otro de los temas que preocupa es la violencia familiar, cuyas denuncias presentadas son canalizadas directamente a las fiscalías locales de cada municipio, quienes le dan el mismo seguimiento para sus investigaciones.

De enero a la fecha, los municipios del Istmo mantienen un registro de 69 denuncias por violencia intrafamiliar, siendo las más comunes psicológica o emocional, física y sexual.

La violencia contra la mujer se da en el seno familiar con el cónyuge; datos de la fiscalía señalan que solo 6 de cada 10 mujeres víctimas de violencia, denuncian a su agresor.

La violencia intrafamiliar es más común en municipios como Tehuantepec, Santa María Mixtequilla y San Blas Atempa, debido a sus costumbres que buscan imperar a la fuerza.

Violencia familiar, a la alza

Debido a que existe un aumento de violencia familiar, la pena de prisión cuando se comprueba la culpabilidad del agresor va de 5 a 10 años de prisión, si la agresión es de carácter físico. Es además un delito que se persigue de oficio y no por petición de la parte agraviada, aunque no amerita prisión oficiosa, como el homicidio doloso o secuestro.

El psicólogo Tomás López Maldonado expone que la violencia intrafamiliar va en aumento, el rango de edad es entre los 31 y 41 años, y en la mayoría de los casos el agresor es la pareja o el esposo, afirma López Maldonado.

El Vicefiscal hizo del conocimiento que la Fiscalía tiene un centro de Justicia en el Istmo, ubicado sobre carretera Espinal a Oaxaca, municipio de Juchitán, donde hay un grupo multidisciplinario que se encarga de darle atención a las mujeres que son víctimas de violación o abuso sexual.

Cualquier otra duda o queja, pone a disposición de la ciudadanía su teléfono particular: 287 125 59 88.