Municipio, incapaz de combatir plagas en arbolado urbano

Las plagas del muérdago y escarabajo picudo rojo han afectado en los últimos dos años a los árboles y palmeras de la capital; no obstante, el presupuesto destinado a la Subdirección de Medio Ambiente no es suficiente para combatirlo. 

Esto afirmó Clemente Jesús López, titular de la subdirección, quien describió que el muérdago es difícil de combatir, pues es con podas sistemáticas permanentes y “muchas veces el arbolado es muy grande y no tenemos la capacidad, ni el equipo técnico ni de máquinas como grúas para alcanzar esa parte”.

Lamentó que Medio Ambiente sea una de las áreas menos atendidas por los ayuntamientos y los gobiernos, a pesar de que es la que brinda condiciones para conservar y mantener sanos los hábitats.

“Es gracias a estas partes institucionales y también a la sociedad civil que está muy involucrada en los temas ambientales, que el medio ambiente se mantiene; no óptimo, pero tiene ligeras condiciones de desarrollo”, destacó.

Clemente López resaltó que se requiere de una visión institucional “profundamente ambiental” de gobierno y Estado si se quiere revertir el ciclo del cambio climático que ha alcanzado a todos.

Muérdago y escarabajo picudo

El subdirector de Medio Ambiente admitió que los escarabajos picudo rojo y negro “prácticamente ya nos mató a todas las palmeras” y que hay grupos de ambientalistas que complican el trabajo ya que están en contra de utilizar químicos para combatirlo y otros defienden la vida de los escarabajos.

Recordó que esta plaga migró del maguey donde se utilizaron químicos, por lo que la plaga buscó una planta similar y manifestó que si se les da el tratamiento, “al rato emigrarán a otra planta y será un cuento de nunca acabar”.

Clemente López informó que las acciones que ha hecho el municipio son retirar las palmeras y sustituirlas por otra especie de plantas para embellecer la ciudad.

Reconoció que es complicado el retiro de éstas ya que son grandes, además que no tienen dónde trasladarlas para incinerarlas, lo que también provocaría contaminación.

Otra plaga que acecha las plantas de Oaxaca es el muérdago, la cual también es difícil de combatir, pero que en algunas ocasiones el calor ha ayudado al secado y extinción.

Recordó que el muérdago se originó a raíz del cambio climático y afectó el cerro del Fortín durante 2018 y 2019.