Biblioteca cierra puertas a estudiantes

En los últimos cinco años, el hábito de lectura de oaxaqueños disminuyó en un 10 por ciento por no tener el tiempo suficiente para hacerlo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Entre los encuestados están jóvenes estudiantes que en su mayoría tienen libres los fines de semana; sin embargo, existen espacios donde pueden aprovechar este tiempo para leer, pero éstos no abren esos días.

Un ejemplo es la Biblioteca Pública Central Margarita Maza de Juárez, que a pesar de contar con un acervo de más de 45 mil ejemplares, además de una Sala de Lectura Digital, libros en braille, mediateca del INAH, entre otros servicios, ésta permanece cerrado sábado y domingo.

Estudiantes, empleados y público en general se pierden de toda la oferta de esta biblioteca que pertenece al proyecto Zapata, el cual tiene como objetivo facilitar la búsqueda de bibliotecas cercanas a los usuarios sobre un tema en específico.

Actualmente el proyecto cuenta con 200 en el acervo y su objetivo es tener más de 7 mil bibliotecas, sin embargo, esto no tendría fin si los recintos permanecen cerrados en los días que más podrían ser visitados tal como ocurre en la capital con la Biblioteca Pública Central.

Incluso, el mismo director del recinto afirma que en el 80 por ciento del acervo tienen obras que le permiten hacer frente a los requerimientos de los alumnos de secundaria y preparatoria.

No obstante, algunos estudiantes se han quejado en redes sociales que los trabajadores les piden salir del lugar debido a que están haciendo tareas en equipos y causan ruido.

Cabe señalar que tan sólo en Oaxaca de Juárez hay 60 mil 648 estudiantes en nivel media superior quienes aprovecharían estos espacios.

A pesar de que la biblioteca realiza actividades como conferencias, presentaciones de libros y charlas, éstas se hacen en un horario en el que es difícil asistir, por lo que una opción sería ofrecerlas en fines de semana.