Los asesinatos de Charles Starkweather

Charles Raymond Starkweather nació el 24 de Noviembre de 1938 Lincoln (Nebraska) en una familia formada por un carpintero, una camarera y sus siete hijos, de los que Charles era el tercero. Era una familia definida como “normal”.

Charles había nacido con un pequeño defecto congénito (genu varum) que le hacía tener las piernas un tanto arqueadas. Tartamudeaba algo, lo que le valió las burlas de sus compañeros de clase.

Otro hecho que le marcó mucho fue cuando vio la película “Rebelde sin causa” de James Dean, en cuyo protagonista encontró su fiel reflejo. Comenzó a comportarse como el personaje de ficción, empezando por vestirse y peinarse igual que él.

En 1956 dejó el instituto y se buscó un trabajo de almacén en la empresa Western Union. Según su jefe, era el peor de los trabajadores. En la cena navideña le nombraron “el empleado más tonto de la empresa”.

Fue durante su estancia en el almacén cuando conoció a Caril Ann Fugate, una chica de 13 años que estudiaba en un colegio cercano a la empresa y con quien comenzó una relación a pesar de que Charles contaba con 18 años. Llegó a enseñarle a conducir a la joven Caril, aunque una noche la chica estrelló el coche del padre de Charles. Esto ocasionó una fuerte discusión entre él y su padre, que acabó con la expulsión de Charles del hogar paterno.

El primer asesinato que cometió

El 30 de Ocutbre de 1957 a la noche fue a una gasolinera con la idea de comprarle un peluche de regalo a su novia. Como no tenía dinero en ese momento, intentó que se la dejaran llevar a crédito, que al día siguiente la pagaría. Como se negaron, decidió marcharse, aunque un tanto contrariado.  A las 03:00 de la madrugada del 1 de Noviembre, horas después, volvió a esa estación de servicio y compró una cajetilla de cigarrillos. Una hora más tarde, algo nervioso, volvió y se llevó un paquete de chicles.

Se fue de alí, aunque aparcó a cierta distancia y regresó al lugar con un pañuelo en la cara y una escopeta en las manos. Tras apuntar a la cabeza al empleado, Robert Colbert, robó los 100 dólares que había en la caja registradora y le dijo que saliera y se dirigiera a su coche.

Lo llevó a una zona alejada y allí le dijo que saliera del vehículo. Entonces se inició un forcejeo y la escopeta se disparó accidentalmente, hiriendo a Robert en las rodillas. Posteriormente, Charles lo remató con un disparo en la cabeza. Le confesó el robo a Caril, y le dijo que “alguien más” había matado al empleado de la gasolinera, aunque su novia no le creyó.

El 21 de Enero de 1958 fue a visitar a su novia, aunque ella aún no había llegado del instituto. En la casa se organizó una fuerte discusión con los padres de ésta, que no aprobaban que su hija anduviera con Charles. En un arrebato de furia, mató a la pareja con su rifle y prodeció a estrangular y apuñalar a la otra hija de ambos, una niña de 22 meses llamada Betty Jean.

Cuando Caril llegó a casa le dijo lo que había hecho y entre los dos ocultaron los cadáveres en diversas partes de la propiedad. Acto seguido pusieron una nota en la puerta de la casa en la que decía: “Manténganse alejados. Estamos todos enfermos de gripe”, Velma Barlett.

Permanecieron seis días en la casa antes de escapar. Cuando las autoridades se alarmaron porque nadie contestaba el teléfono en la casa, enviaron a una patrulla de policía; cuando ésta llegó sólo pudo constatar que la casa estaba vacía.

Charles y Caril se habían ido a la casa de un amigo familiar de la familia Starkweather que vivía en Nebraska, un hombre de 70 años llamado August Meyer. Al llegar a su casa Charles disparó contra August, causándole la muerte y huyeron de allí. Pocos kilómetros más tarde el coche en el que escapaban se quedó atrapado en una zona fangosa, con lo que dejaron el coche y siguieron la huida a pie. Un rato más tarde una pareja que iba de paseo en su coche, Robert Jensen y Carol King, se detuvieron y les preguntaron si querían que los llevaran a algún sitio.

Se montaron con ellos y les dijeron si podían acercarlos hasta un refugio para las tormentas abandonado cerca de Bennet. Una vez allí consiguieron que salieran del vehículo, momento que Charles aprovechó para dispararles a ambos.

Una vez asesinada la pareja, se llevaron su coche para seguir la huída. Al día siguiente llegaron a una zona de gente rica, y se introdujeron en la casa del industrial C. Lauer Ward. Allí se encontraron con Clara Ward y con Lillian Fencl, la empleada doméstica. La pareja apuñaló a ambas mujeres hasta causarles la muerte. Cuando el industrial llegó a casa a comer, Charles le disparó con su escopeta, causándole la muerte en el acto. Posteriormente, y tras registrar la casa, se fugaron en el coche del industrial, un Packard negro, con numerosas joyas que habían robado en la casa y se fueron de Nebraska.

Este asesinato causó un gran revuelo mediático dada la prominencia en la zona del señor Lauer, y la prensa se cebó con la policía ya que no eran capaces de detener a una pareja que al parecer había sido vista por numerosa gente en las inmediaciones.

Ante la vistosidad del vehículo (que era bastante lujoso para la época), decidieron que si querían pasar desapercibidos debían hacerse con otro coche más corriente, por lo que empezaron la búsqueda en carreteras solitarias.

Una tarde llegaron a un aparcamiento a las afueras de Douglas, donde había un coche en el que estaba durmiendo un viajante llamado Merle Collison. Tras despertarlo, le dispararon y se llevaron su coche. Sin embargo el vehículo,Charles accionó sin querer el freno de mano y el vehículo se detuvo bruscamente. Un automovilista que se cruzó con ellos se detuvo para echarles una mano si la necesitaban, y Charles sacó la escopeta por la ventanilla amenazándole. En ese preciso instante pasó por allí un ayudante del Sheriff, que les dijo que bajaran del coche. Charles ya se había dado cuenta del pedal de freno extra, con lo que escapó a grandes velocidades (según el informe superaron las 100 millas por hora, más de 160 Km/h) por aquellas carreteras. El policía les disparó y reventó el cristal trasero del vehículo, con lo que saltaron cristales a su interior. Uno de éstos le produjo un gran corte a Charles, tanto que en un primer momento hasta creyeron que se iba a desangrar.

Captura y condena

Tras su detención, Charles aseguró que Caril no tenía nada que ver con los asesinatos, que la acababa de secuestrar. Sin embargo, Caril decidió colaborar con la justicia y se declaró culpable y dispuesta a colaborar en el juicio.

Curiosamente, sólo fueron juzgados por el asesinato de Robert Jensen, caso por el que Charles fue condenado a pena de muerte y Caril a cadena perpetua como colaboradora.

Fueron juzgados por el asesinato de Robert Jensen. Charles Starkweather fue condenado a muerte, y el 25 de Junio de 1959 su sentencia se cumplió en la silla eléctrica de la Penintenciaría de Nebraska. Caril Fugate cumplió 18 años de prisión; se encuentra en libertad desde Junio de 1976.