Martirio para Sección 22, atención en el ISSSTE

Como en otros estados del país, la atención médica ofrecida por el ISSSTE se ha convertido en un problema endémico en Oaxaca.

En la actualidad, los hospitales localizados en Huajuapan de León, Tuxtepec, Tehuantepec y Pinotepa Nacional, así como el Presidente Juárez, ubicado en la ciudad de Oaxaca, se encuentran rebasados en sus capacidades para brindar atención médica a todos los usuarios, que gozan del derecho a la salud.

Según el Diagnóstico Situacional y Observacional de las Unidades Médico-Familiares, Clínicas y Hospitales de Oaxaca, elaborado por las secretarías de Asistencia Social y de Jubilados y Pensionados de la Sección 22 del SNTE, a partir de un recorrido por las principales instalaciones, se identificaron carencias en infraestructura y equipamiento, así como falta de mantenimiento, medicamentos e insumos. 

Dentro de esto, el descuido y abandono en que funcionan, la falta de medicamentos, las condiciones precarias del equipo médico y un edificio con diseño e infraestructura obsoleta para atender debidamente a todos sus derecho-habientes.

Además, la falta de capacitación del personal de salud y la necesidad de atender y priorizar la medicina preventiva, a la par de la medicina curativa que se brinda actualmente.

Aparte de esto, la gran gran mayoría de unidades médicas y hospitales ubicadas en las regiones, han cumplido con su cometido por sus 20, 25 y 30 años de antigüedad.

Sin obras nuevas

Con esto, los espacios de consultorio, sala de espera, espacios de curación y toma de signos vitales, carecen del espacio adecuado para atender los distintos programas de salud y consulta médica.

En los hospitales y clínicas no existen obras nuevas y que se ejecutan remodelaciones utilizando los pasillos y salas de espera, dificultando la movilidad de los trabajadores de salud, de los pacientes y de familiares que los acompañan.

Ante esta situación, la Sección 22 del SNTE propone reactivar convenios celebrados con instituciones del sector salud (IMSS y SSA) y  reactivar programas de educación para la salud y saneamiento ambiental en las unidades médicas familiares, clínicas y hospitales.

De igual manera, reactivar programas de combate a las adicciones en diferentes edades, estratos sociales y situación socioeconómica, y crear, programas de envejecimiento saludable y combate al consumo de alimentos chatarra y bebidas azucaradas.

Igualmente, crear programas de envejecimiento saludable y de orientación y manejo de padecimientos crónico-degenerativas y su relación con el plato del buen comer.

Así como ubicar al personal de salud de acuerdo al lugar de adscripción y nombramiento. Además, reactivar el comité de evaluación y seguimiento de los servicios de salud y así realice visitas periódicas a las unidades médico familiares, clínicas y hospitales, con la finalidad de supervisar los servicios médicos, infraestructura, así como supervisar los recursos humanos, tratando de evitar el ausentismo laboral y la baja productividad.

Aparte de ello, proporcionar el mantenimiento físico en la infraestructura de todas las unidades médicas, ampliar el horario de atención en las unidades médico familiares y dotar de equipamiento médico, mobiliario, insumos como medicamentos, material de curación en todas las unidades médico-familiares, clínicas y hospitales.

Y por último, construir un nuevo hospital tercer nivel en la ciudad de Oaxaca de Juárez, con la finalidad de resolver el problema de la saturación de servicios médicos, e igualmente, edificar una clínica de especialidades médicas en las regiones.