Piden cambiar autoridades de INM en la Frontera Sur

Lizeth CoelloLizeth Coello

LA CRISIS que inició con la llegada de éxodos de migrantes desde el 2018 se ha acrecentado de acuerdo a activistas y legisladores.

De acuerdo al Centro de Dignificación Humana para este 2020 más de 70 mil migrantes de Centroamérica y otros países, permanecen varados en la Frontera Sur de México.

La crisis que inició con la llegada de éxodos de migrantes desde el 2018 se ha acrecentado de acuerdo a activistas y legisladores por la falta de capacidad de las autoridades del Instituto Nacional de Migración en el Sur del país.

Jorge Argüelles, Coordinador Legislativo del Partido Encuentro Social (PES), dijo que el gobierno federal debería cambiar a las autoridades de migración pues sólo han empeorado la crisis migratoria.

“Lamentablemente yo creo que en este caso la delegada que tiene el Instituto Nacional de migración, Carmen Yadira de los Santos, pues es una mujer que no está capacitada para estar en este cargo, este cargo obliga a tener sensibilidad, tener un trato amable con las personas y yo creo que la señora tiene todo menos eso”, agregó.

El problema ahora en la Frontera Sur de México, es que los migrantes no han podido ni retornar a sus países de origen ni avanzar al norte del país, en gran parte porque las autoridades no están aptas para darle solución a esta situación, dijo la activista Yaneth Gil Ardón.

“En ese caso yo creo que no nada más sería mejorar el trato, sino que avanzar en los procesos de refugio, por ejemplo, el personal ineficiente que tienen en donde han retenido a la población migrante porque no hay como un servicio como debiera ser, un servicio digno para la población migrante, yo creo que hay personas aptas con mejores conocimientos y que sí pueden darle un seguimiento mejor a los procesos de refugio, de diferentes trámites de regularización de la población migrante”, apuntó.

Los migrantes ya están desesperados de acuerdo a los activistas, pues hay quienes han esperado hasta casi un año para obtener el refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados o bien ser rechazado y esperar a ser deportado por parte del Instituto Nacional de Migración.

“Hay personas que han esperado ocho, nueve meses y más de un año, entonces es terrible porque se supone que el proceso de refugio tarda tres meses y estos tres meses pues se han hecho nueve meses, más de un año y esperar nueve meses para que a la persona migrante no le den el refugio, me parece una ofensa enorme”, aseguró Gil Ardón.

Así activistas y legisladores federales señalan que la crisis migratoria en la Frontera Sur de México se ha vuelto grave ahora pues en la zona hay más de 70 mil migrantes varados. Por ello solicitan al gobierno federal capacitar o bien cambiar a las autoridades del Instituto Nacional de Migración para agilizar los trámites de los indocumentados para darles el refugio en México o deportarlos a su país de origen.

#INM#Frontera Sur