Accidentes, disfraz del maltrato infantil

A pesar que por protocolo las agresiones físicas y sexuales que identifica el personal médico deben reportarse a una autoridad ministerial, en los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) no hay registro estadístico del número de atenciones que se brindan en las áreas de urgencias a menores de edad, cuyos familiares los ingresan argumentando que sufrieron un accidente, cuando en realidad vivieron un hecho de violencia.

La Fiscalía General del Estado tampoco tiene datos precisos del número de carpetas de investigación que se iniciaron tras un reporte médico, como el fallecimiento el pasado 10 de febrero de una bebé de un año y ocho meses que fue atendida en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña Doctor Guillermo Zárate Mijangos, quien además de golpes se presume vivió abuso sexual (Martínez Tomás, Noticias, "Matan a bebé a golpes", Noticias Voz e Imagen de Oaxaca, 19 Febrero 2020, p. B.1).

Al respecto, la cofundadora de la Clínica de Atención Psicológica y Terapias Alternativas (CAPTA) que da seguimiento a casos de abuso infantil, Zoila Ríos Coca, advirtió que en la práctica médica el o la profesional de la salud evita hacerse responsable de este tipo de diagnósticos y suele registrar algunas cosas que evitan un señalamiento contundente.

Además, "no hay un diagnóstico multidisciplinario donde se puedan correlacionar lesiones con situaciones de maltrato", si no que se hace de manera aislada.

No se castiga

Si en una unidad médica se tuviera "un diagnóstico contundente"; en caso de una agresión física o sexual en menores de edad, "permitiría que las autoridades encargadas de la investigación hagan su trabajo con prontitud y la mayor cantidad de elementos", en vez de perder tiempo en integrar un expediente que da pie a que la víctima pierda la vida y que su o sus agresores huyan.

Rosario Sánchez Pacheco, cofundadora también de CAPTA, advirtió que el maltrato infantil no sólo es físico, ya que puede ser psicológico y de abandono, cuando además de que no hay afecto no se cubren las necesidades básicas de un ambiente familiar sano que repercute en problemas de desnutrición, bajo peso o talla,  incluso en la alteración de su nivel de comprensión.

Advirtió que cuando el maltrato es físico siempre va en aumento y los padres no dan aviso porque están involucrados al creer que tienen el derecho de educar con golpes o por temor.

Si la violencia que vive un menor es tal que amerita atención médica, "los llevan a un hospital y los ingresan con argumentos falsos de que se accidentaron solos, obviamente ocultan que fueron ellos" y en algunos casos hasta los abandonan por el temor a ser detenidos.

El subdirector médico del Hospital de la Niñez, Uriel Smith Martínez indicó que de cada diez ingresos hospitalarios al día, en dos o tres se rellena una hoja de lesiones por la sospecha de que hayan sido provocadas, pero en la mayoría de los casos se determina que son accidentales.

Sin datos

Para tener una cifra precisa de casos similares a la pequeña de año y ocho meses, cuya muerte se investiga y la pudieron ocasionar los golpes que recibió de su mamá o su papá, "se tendría que analizar expediente por expediente".

Y agregó: "Como Hospital de la Niñez, si llega un niño o niña con una lesión, debemos dar parte al Ministerio Público, independiente de que el papá o la mamá autorice. En su mayoría son accidentes, son casos contados donde hay abuso como tal".

Ese hospital de especialidades pediátricas que se localiza en San Bartolo Coyotepec, atienden -desde julio de 2019- a Mario, un niño de poco más de dos años que inicialmente acudió a la Unidad Médica Rural de Santa Lucía Monteverde, en la Mixteca, por un golpe de una persona adulta que permitió identificar que tenía cáncer ocular.

En mayo de 2018 recibió también a Lupita, una menor de un año y ocho meses que fue violada por un vecino en la comunidad mixteca de Santiago Chilixtlahuaca y que requirió dos cirugías para recomponer su canal vaginal, el recto y parte del intestino. Ambos casos se mantienen en la impunidad. La Fiscalía General del Estado no ha informado de la detención de alguno de los agresores.

Tipos de abuso

1.- Físico (golpes, arañazos, fracturas, pinchazos, quemaduras, mordeduras, sacudidas violentas, etc.)
2.- Abandono (vigilancia deficiente, descuido, privación de alimentos, incumplimiento de tratamiento médico, impedimento a la educación, etc)
3.- Emocional (insultos, desprecios, rechazos, indiferencia, confinamientos, amenazas, etc.)
4.- Abuso sexual (incesto, violación, vejación y la explotación sexual, seducción verbal explícita, masturbación y exposición de órganos sexuales frente a un menor)