Activista asesinado expuso corruptelas del edil de Chahuites

JUCHITÁN, Oaxaca.- Sujetos armados asesinaron a balazos al activista Modesto Valencia Baltazar, opositor al actual gobierno municipal de Chahuites que encabeza Leobardo Ramos Lázaro, a quien se le acusa de presunto desvío de recursos.

El crimen

El crimen ocurrió la noche del pasado martes, alrededor de las 20:00 horas (8 pm) cuando hasta la casa del ahora extinto, arribaron los sujetos que dispararon contra la humanidad de Valencia Baltazar, causándole graves heridas que le provocaron la muerte.

Activismo 

En diciembre del año pasado, Modesto Valencia hizo pública la negativa del presidente municipal -de filiación de Movimiento Ciudadano- Leobardo Ramos, al rechazar la solicitud que le hiciera para que transparentara el manejo de recursos en su administración.

En ese mismo mes, previo al primer informe de gobierno, la policía municipal, por órdenes de Lázaro Ramos, desalojó una protesta pacífica que realizaban algunos ciudadanos, entre ellos, Modesto Valencia, exigiendo cuentas claras al munícipe.

Desde febrero del 2018, solicitó al edil emanado de las filas del partido Movimiento Ciudadano (MC), información sobre las actas de sesiones de cabildo llevadas a cabo en el ejercicio de la administración 2017 – 2018, que encabezó Lázaro Ramos.

Apenas hace una semana, el férreo opositor del alcalde e integrante del Frente Democrático Pro Defensa del Pueblo, había dado a conocer las denuncias hechas ante la Fiscalía General de la República (FGR) y el Congreso de la Unión, contra el presidente municipal.

La ruta

Además de estas denuncias, Modesto Valencia, dijo que se había reunido con el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, a quien le hizo entrega de las pruebas que confirmarían las corruptelas del edil.

Decidido a llegar hasta las últimas consecuencias, Modesto Valencia había advertido que no se detendría ante nada; incluso adelantó que en fecha próxima se trasladaría nuevamente a la Ciudad de México, para ponerse en huelga de hambre frente al Palacio Nacional.

“Estoy preparado para todo; no me importa que me maten, pero no voy a permitir que el presidente municipal siga quedándose con el dinero del pueblo y de lo que me llegue a suceder lo hago responsable a él (Leobardo Ramos Lázaro)”, señaló tajante en una de sus últimas entrevistas.