Hay psicósis en Oaxaca por niños desaparecidos

Agencia ReformaAgencia Reforma

“No es paranoia, no es psicosis, lo que está viviendo la niñez es real” señaló Juan Martín Pérez, director general de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), ante el contexto de violencia y sustracción de menores de edad en el país.

Si bien, indicó que Oaxaca no es una de las zonas con altos índices de raptos o desaparición de infantes, la ciudadanía debe de tomar medidas que permitan crear comunidades seguras.

“Oaxaca no es de los estados con mayor número de desaparecidos como lo es Sinaloa, Estado de México, Puebla o Veracruz. El correlativo que observamos de desapariciones está directamente ligado con la presencia del crimen organizado”, precisó en entrevista vía telefónica con Noticias.

La entidad -subrayó- “no está en el fuego del corazón del conflicto con el crimen organizado, pero si son uno, dos, los que sean, son vidas y que significa que las autoridades no han logrado localizar”, expuso, tras detallar el mapeo realizado por la organización en donde se concentran cifras del 1 de diciembre de 2018 al 31 de diciembre de 2019.

En dicho lapso hubo dos mil 720 menores de edad desaparecidos, de los cuales mil 713 fueron localizados, es decir, 62.98%, y el resto (mil siete) no se supo de su paradero: 37.2%.

La Redim hizo tres recomendaciones: crear comunidades seguras en las escuelas, es decir, entre padres, madres de familia, personal docente, así como alumnado con algún mecanismo de comunicación de mensajería inmediata por ejemplo en grupos de WhatsApp que permita revisar en tiempo real sobre algún retraso o contratiempo al momento de recoger a las y los niños a la hora de la salida.

Otra es trabajar con niñas y niños un plan de seguridad familiar, lo que implica que los menores de edad memoricen los números de celulares de sus familiares, su domicilio, tener siempre presente no dar datos personales a nadie y mucho menos irse con quien no conoce.

Tercero, se debe de entender que la responsabilidad de niños y niñas escolares es de las autoridades educativas, mientras que éstos no hayan sido entregados a su tutor. La custodia y la integridad de niñas y niños es de la escuela. “No importa si esta en la puerta de la escuela o a 10 metros, en tanto no haya sido entregado formalmente a otra persona adulta responsable, sigue siendo responsabilidad de las autoridades educativas”, destacó.