Buscaba una mejor vida para sus hijos, murió cruzando la frontera

ArchivoArchivo

Cuando Juana Santos Arce, una de las tres hermanas oaxaqueñas que murieron en su intento por cruzar a Estados Unidos, salió de El Jicaral, Coicoyán de las Flores, Juxtlahuaca, lo hizo pensando en dar una mejor vida a sus hijos de dos y cuatro años de edad. No pudo lograrlo.   

Ahora los dos menores de edad están bajo la tutela de la madre y el padre de Juana, dos personas adultas mayores dedicadas a las labores del campo que viven en marginación y pobreza.

“Ellas se fueron a Estados Unidos por falta de trabajo porque en la comunidad no existe, es muy difícil la vida en la región. Las tres hermanas fallecieron cruzando la frontera por bajas temperaturas”, señaló el presidente municipal de Coicoyán de las Flores, Modesto Nájera Sánchez.

Ayer martes, el edil junto con Marino Sánchez Santos, sobrino de las hermanas Juana, Paula y Margarita Santos Arce, acudió ante las autoridades del gobierno del estado para solicitar ayuda en la repatriación y traslado de los cuerpos hasta su tierra natal. Se sabe también que junto con ellas viajaba otro de sus hermanos, quien al ser destinado por el coyote a viajar en otro grupo que saldría posteriormente, y al enterarse de la tragedia, decidió no cruzar.

El informe anual sobre la situación de pobreza y rezago social 2017, de la extinta Secretaría de Desarrollo Social, ubicó a Coicoyán de las Flores con un muy alto índice de rezago social. El 54% de la población en rezago educativo, 35% con piso de tierra en su vivienda, 58.30% en hacinamiento y 91% sin servicio de drenaje en sus hogares.

Las hermanas Santos Arce, quienes se dedicaban a las labores del campo, vivían en dichas condiciones, por lo cual la población -señaló el edil- realizará una asamblea para determinar cómo cubrir los gastos de los funerales.

El municipio de donde la hermanas Santos Arce eran originarias se ubica entre los 3 con menor Índice de Desarrollo Humano en el país sólo superado por San Martín Peras y Santos Reyes Yucuná, también en Oaxaca.

Aída Ruiz García, titular del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante, señaló que la repatriación de los cuerpos podría tardar al menos dos semanas más debido a los trámites con el consulado.

Los cuerpos serán enviados vía aérea de EU haciaCiudad de México y posteriormente serán desplazados vía terrestre hasta el Jicaral, Coicoyán de las Flores.