Reprueba PJO en justicia a mujeres

Con sentencias sin enfoque de género pero además con opacidades que encubren injusticias, caen en discriminación y prejuicios, el Poder Judicial de Oaxaca (PJO) se encuentra reprobado, así lo revelan dos informes de EQUIS Justicia, organización feminista que promueve la justicia integral con perspectiva de género.

Por un lado, el informe “No Es Justicia”, en el que se analizaron en total 100 sentencias de ocho estados del país, entre ellos Oaxaca, revela que en los casos correspondientes a la entidad, éstas carecieron de detección de situación de riesgo y órdenes de protección, asimismo no hay identificación de los derechos de las personas afectadas, además de la falta de reparación del daño.

Así por ejemplo, la sentencia 182/2015, emitida por el Tribunal de Enjuiciamiento de la Región Mixteca de Oaxaca, resolvió el caso de una mujer con discapacidad auditiva y del habla que fue violada por 2 hombres de su comunidad; sin embargo, a pesar de que uno de los agresores se encontraba en libertad durante el juicio, no se emitieron medidas para proteger a la víctima.

Por otro lado, en el informe “(IN) Justicia Abierta: Ranking de la opacidad judicial en México” que mide la transparencia en el Poder Judicial, Oaxaca obtuvo una calificación de 27.5. El informe señala que el Poder Judicial publica sólo algunas de sus sentencias, no cuenta con política de transparencia proactiva, tiene mecanismos de participación con dos actores relevantes y no cuenta con un presupuesto asignado para la unidad transparencia.

La opacidad en las sentencias -precisa el informe- oculta injusticias, graves discriminaciones y prejuicios de género y de etnia, también encubre la falta de protección a quien corre riesgo, o la falta de reparación del daño o que no contempla lo necesario para que la sentencia se cumpla. 

De las 2 mil 483 sentencias emitidas, el Poder Judicial consideró que ninguna es de interés público y sólo 372 fueron publicadas, hecho que viola el principio de máxima publicidad.

“Actualmente todo el funcionamiento del Poder Judicial en México es un camino abierto a la discriminación, a la violencia, a la arbitrariedad, la corrupción y el abuso de poder. Nadie fiscaliza que el Poder Judicial en México esté haciendo realmente su trabajo y garantizando el acceso a la justicia a toda la ciudadanía. Las violaciones y vulneración de derechos, las malas prácticas y el abuso de poder quedan archivados, engavetados. Esta opacidad genera un sistema injusto, donde la ciudadanía no conoce sus derechos, ni los mecanismos o procesos para hacerlos exigibles”, señala.