Que Emilio Lozoya se hiciera pasar por otra persona traería más problemas

En caso de que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, preso en Málaga, solicite el traslado a una cárcel de Madrid, podría tardar de uno a dos meses, siempre y cuando las Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, se lo permita.

Además, calificaron como un “gran error” por parte de Lozoya que en el momento de su detención se hiciera pasar por otra persona (Jonathan Solís) mostrando una licencia mexicana de conducir falsa porque, coincidiendo con el auto judicial del juez, demuestra que el acusado quería huir. Por esa razón, consideran que conseguir la libertad le será “casi imposible”. “Su defensa lo tendrá muy complicado”, adelantaron. 

En cuanto a si Lozoya quiere salir de la prisión malagueña de Alhaurín de la Torre para ser llevado a una de Madrid deberá justificarlo. Es decir, arraigo familiar o por razones médicas, lo cual no es su caso. Las fuentes recordaron que el cambio de prisión lo decide Instituciones Penitenciarias y no el juez.

Un preso solamente puede ser trasladado a otra cárcel si el magistrado lo pide para una diligencia judicial y es aquí cuando entra en acción Instituciones Penitenciarias.

En los últimos meses los juzgados de la Audiencia Nacional española trabajan por videoconferencia y no de forma presencial, como precisamente declaró Lozoya el pasado jueves desde Marbella ante Ismael Moreno. Por tanto, las fuentes aseguran que, el magistrado puede llevar perfectamente la investigación desde la Audiencia Nacional con Lozoya preso en Málaga.

En cualquier caso, subrayaron, es un trámite que tarda en realizarse de uno a dos meses: Si se le concede se trataría de un traslado ordinario. El otro sería el judicial, que es cuando el juez lo solicita.

Respecto a recurrir el auto judicial en el que el magistrado envío a prisión a Lozoya, señalaron que dependerá de la estrategia que sigan sus abogados españoles (por ley, el mexicano Javier Coello no puede trabajar en España), pero que en la gran mayoría de casos en los plazos de tres y cinco días (recurso de reforma ante el magistrado y ante la Sala de lo Penal) que se tienen no lo hacen sencillamente porque se buscan aportar más argumentos, con mayor solidez, para defenderlo, mismos que en tan poco tiempo son difíciles de reunir.

Eso sí, la defensa de Lozoya, como cualquier preso, podrá solicitar la libertad del ex director de Pemex las veces que lo desee, otra cosa es que el juez acceda. Además, destacaron que si el gobierno de México no cumpliera el plazo de 45 días que tiene para enviar a España la documentación requerida, en la que solicita y argumenta la extradición de Lozoya, el juez lo dejaría en libertad en las próximas 24 horas.

En cualquier caso, el proceso de extradición de Emilio Lozoya podría durar meses o incluso un año, como la mayoría de casos aquí en España.