Condicionan regreso de evangélicos en Quianitas

Giovanna Martínez Giovanna Martínez

Dos cristianos evangélicos, que fueron expulsados de San José Quianitas, perteneciente a Santa María Quiegolani, obtuvieron un amparo del Poder Judicial Federal (PJF) para poder regresar a su comunidad, pero la autoridad municipal aún no ha restablecidos los servicios básicos en su domicilio, por firmar un documento donde se comprometen a servir a la Iglesia Católica.

En conferencia de prensa, el pastor Filadelfo Santos Pérez informó que la autoridad municipal ordenó su destierro el 27 de diciembre de 2017, junto a su sobrino, Nicasio Lucas Santos, por oponerse a desempeñar el cargo de mayordomo durante las fiestas patronales de la Iglesia Católica, por profesar otra fe.

Expuso que la autoridad municipal justificó ilegalmente su expulsión en su rechazo a suscribir un acto donde manifestaba su aceptación a servir a la Iglesia Católica.

“Me negué porque no soy católico, que busquen a sus servidores entre los católicos”, señaló.

Subrayó que no se ha negado a servir a la comunidad, porque ha prestado servicio desde hace muchos años en los comités del agua potable, salud y del camino, e incluso, ha ocupado cargos en la agencia municipal. 

Destacó que en días recientes al regresar a su comunidad, encontró daños en su casa y en al menos 50 de 150 árboles de aguacate en producción, además de ya no contar con el servicio de agua potable y energía eléctrica.

Mencionó que la autoridad municipal ha condicionado el restablecimiento de esos servicios a la firma de esa acta, donde se comprometa a servir a la Iglesia Católica.

Sin embargo, dijo que se negará nuevamente a suscribir ese documento por no ser católico y existir la libertad religiosa en México.

“Por eso, el Juzgado Tercero de Distrito nos dió el amparo”, finalizó.