El amor no es sufrir y llorar: CPPG

ArchivoArchivo

Construido socialmente como un sentimiento que exige sacrificio total, que representa sufrimiento y dolor, el amor romántico constituye un grave peligro para quienes lo viven; este tipo de ideas puede conducir a relaciones inequitativas y violencia en todas sus formas, alertó Orely Feria Ortiz, psicóloga del Centro Psicológico con Perspectiva de Género (CPPG).

Las relaciones saludables -señaló- deben construirse anteponiendo el desapego afectivo, que no significa ser insensible ante el amor sino colocar racionalidad.

“El desapego afectivo es una manera sana de relacionarse bajo las premisas: independencia, no posesividad y no adicción”, expuso.

La independencia se expresa bajo la convicción de que cada persona que conforma la pareja es dueña de sus actos; la no posesividad es tener presente que ni uno ni otro se pertenecen, mientras que la no adicción se refiere a poder terminar una relación de manera saludable, detalló.

El fragmento de la siguiente carta, lo ejemplifica: “Si estás a mi lado, me encanta, lo disfruto, me alegra, me exalta el espíritu, pero si no estás, aunque lo recienta y me hagas falta, puedo seguir adelante, igual puedo disfrutar de una mañana de sol; mi plato preferido sigue siendo apetecible, no dejo de estudiar, mi vocación sigue en pie, mis amigos me siguen atrayendo; sí es verdad que algo me falta, pero sigo, sigo y sigo”.

Orely Feria Ortiz y Leydi Méndez, que participaron en el ciclo de charlas organizadas por el GesMujer en la ponencia "¿Cómo construir relaciones de pareja equitativas y felices?", explicaron que las relaciones con amor romántico se han construido de manera social a través del bombardeo de medios de comunicación.

Laydi Méndez explicó que es posible construir una nueva relación teniendo en cuenta que cada una de las personas que la constituyen son seres independientes que se eligen y cada cual mantiene sus intereses personales sin trastocar los de la pareja.

En Oaxaca, según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016,  por cada 100 mujeres de 15 años y más que han tenido pareja, 45 de las casadas y 60 de las separadas, divorciadas y viudas han vivido situaciones de violencia emocional, económica, física o sexual en su actual o última relación.

Oaxaca se ubicaría en los primeros lugares en la tabla nacional por el nivel de violencia contra mujeres.