La cifra de muertos asciende a 813 y ya sobrepasa la del SARS

El PaísEl País

LA EPIDEMIA DEL CORONAVIRUS DE WUHAN ha superado una dolorosa marca: ya se ha cobrado más víctimas mortales que su predecesor, el SARS.

La epidemia causada por el coronavirus de Wuhan ha superado una dolorosa marca: ya se ha cobrado más víctimas mortales que su predecesor, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) que en 2003 mató a casi 800 personas. El nuevo patógeno ha matado ya a 813 personas en China, además de otras dos en Filipinas y Hong Kong, según las cifras oficiales. En España, uno de los pacientes británicos ingresados en el Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca ha dado positivo por coronavirus, según ha confirmado este domingo el Centro Nacional de Microbiología, en el segundo caso detectado en España.

El número de infectados tampoco para de crecer, y ya suma 37,252, aunque el número de nuevos casos confirmados, 2,658 en las últimas 24 horas, ha descendido con respecto a las cifras que se habían proporcionado el sábado, 3,424. Los casos sospechosos son 28,492, o 3,916 más que el sábado, mientras que las curaciones representan 2,731 casos. Un total de 680 pacientes han recibido el alta en las últimas 24 horas.

El coronavirus 2019-nCoV puede provocar neumonía con síntomas como fiebre alta, tos seca, dolor de cabeza y dificultad para respirar. Su periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 14. Los científicos chinos han confirmado que, a diferencia del SARS, es posible el contagio durante la incubación. La OMS ha declarado una emergencia internacional por el brote.

Continúa la escasez de materiales protectores

La provincia de Hubei, la más afectada por la epidemia, ha reconocido que continúa sufriendo escasez del material médico necesario para combatir la crisis, especialmente en las ciudades de menor tamaño. El alcalde de la ciudad de Suizhou, una de las cerradas por cuarentena en esa provincia, alertaba el jueves pasado de que sus hospitales solo les quedaban repuestos para tres días, informa la revista Caixin.

El vicegobernador de la provincia, Gao Guangjing, ha declarado en una rueda de prensa que aún están por cubrir un 20% de sus necesidades de material protector, mascarillas y equipos para efectuar las pruebas del virus a los sospechosos de portarlo.

Seis positivos más en el crucero en cuarentena en Japón

Seis personas más han dado positivo en las pruebas para la detección del coronavirus en el crucero Diamond Princess, en cuarentena en el puerto de Yokohama (Japón) con 3,700 pasajeros y tripulantes a bordo.

Con los nuevos casos, son ya 70 las personas que se han contagiado con el patógeno en el crucero. En cambio, en otro buque de recreo en Hong Kong, el World Dream, donde se sospechaba la existencia de infecciones, los resultados de todos los ocupantes han dado negativo, por lo que se les permitirá bajar a tierra.

La mortalidad por el coronavirus de Wuhan baja por primera vez del 2% de los afectados

La mortalidad causada por el nuevo coronavirus de Wuhan ha bajado este jueves por debajo del 2%, según el balance diario de datos ofrecido por Organización Mundial de la Salud (OMS). Es la primera vez que esto ocurre desde que, el pasado 23 de enero, la cifra de afectados y fallecidos inició una importante escalada que aún no se ha detenido.

El pico se alcanzó el 25 de enero, con el 3.11% (1,320 afectados y 41 fallecidos), tras lo que esta tasa inició un suave pero sostenido descenso que la ha llevado a situarse en el 1.99%. La OMS cifró en la noche del jueves los afectados en 28,276 enfermos y 564 fallecidos (cifras que las autoridades chinas actualizaron este viernes a 31,211 y 637, respectivamente). La tasa de mortalidad indica qué porcentaje de enfermos mueren por el virus.

Los expertos atribuyen este descenso a dos factores principales. “El primero es que en el inicio de una nueva epidemia son los casos graves los primeros que atraen la atención, mientras los leves pasan desapercibidos. Esto hace que la mortalidad registrada en esos primeros días sea más elevada”, explica Santiago Moreno, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal (Madrid).

El segundo, previsiblemente con un impacto menor, se debe a que “a medida que se tiene más información del virus y la enfermedad, aunque no haya un tratamiento específico, sí pueden mejorarse la asistencia a los enfermos y las medidas de soporte vital aplicadas, lo que mejora la supervivencia”, añade Moreno.

Para Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), “lo previsible es que este descenso relativo se mantenga, aunque aún estamos lejos de alcanzar el pico de afectados y las cifras seguirán creciendo en términos absolutos de forma importante”. “Podemos esperar que los casos sigan doblándose cada semana durante un tiempo”, augura.

Luis Enjuanes, director del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), aporta una tercera causa que también podría estar influyendo, aunque es un “proceso que actúa más a medio plazo”. “Los nuevos virus tienden a reducir su mortalidad con el paso del tiempo. Los más virulentos matan a su hospedador más rápido y, por tanto, tienen menos posibilidades de transmitirse. Con los menos virulentos, que permiten a una persona infectada seguir de una forma u otra haciendo su vida y expandiéndolos, ocurre justo lo contrario. Con el tiempo, los menos virulentos tienden a imponerse”, explica.

Según Enjuanes, “aunque este proceso suele notarse más a medio plazo, lo que también ocurre cuando un virus salta de especie, como se vio en el SARS y el MERS [síndromes respiratorios], es que muta muy rápidamente para acabar de adaptarse a su nuevo hospedador y esto también puede afectar simultáneamente a su atenuación”. Para Enjuanes, ambos procesos se ven favorecidos en esta epidemia porque “el número de transmisiones está siendo muy elevado”

Estas explicaciones aclaran las distintas tasas de mortalidad registradas hasta ahora según la zona geográfica, menores cuanto más lejos se está del epicentro de la epidemia. En Wuhan, las muertes se acercan a uno de cada 20 enfermos, relación que prácticamente se reduce a la mitad en el resto de las provincias chinas, según los datos ofrecidos por las autoridades. Fuera del país, en cambio, la OMS —que incluye los datos de Taiwan como si fuera una parte de China— solo tenía en la noche del jueves contabilizado un fallecido entre 2,160 infectados.

“Con los servicios sanitarios alerta, cuanto más lejos se esté de Wuhan, más y mejores estudios de vínculos epidemiológicos se hacen ante la llegada de cualquier nuevo caso. Esto permite, como se ha visto en Alemania, detectar enfermos con sintomatología leve o muy leve que en Wuhan seguramente no son identificados”, explica Godoy.

Esta tendencia también se observa en los datos ofrecidos por la OMS sobre el porcentaje de afectados con insuficiencias respiratorias severas, que han pasado del 21.5% del total el pasado 28 de enero al 13.7% de este jueves tras mantener una sostenida línea a la baja.

La responsable de enfermedades emergentes y zoonosis de la OMS, Maria Van Kerkhove, ya avanzó el pasado 4 de enero, tras la reunión del consejo ejecutivo del organismo, que los “porcentajes [de mortalidad] deben ser utilizados con precaución ya que es previsible que la mortalidad cambie con el paso del tiempo”.

Van Kerkhove afirmó que en estas primeras fases de la epidemia el número real de afectados es “desconocido” ante la imposibilidad de detectar todos los casos, sobre todo los más leves. La detección de pacientes con menos síntomas —que reduce la tasa de mortalidad al aumentar la cifra global de afectados— “se incrementa a medida que la vigilancia y los medios de diagnóstico se incrementan”, añadió.

 

#salud#coronavirus