Mujeres, las ganadoras de la Feria del Pulque

Cristina Sandoval Bautista, ganadora del primer lugar en la 13 Feria del Pulque de Ojo de Agua. 

OJO DE AGUA, Tlaxiaco, Oaxaca.-  En un terreno  dispuesto para el evento, varias mujeres mixtecas se colocaron en círculo; delante de ellas acomodaron sus garrafas. Visten un enredo, ceñidor y blusas de manta. La banda sonora es música de banda y ellas brindan con jícara en mano, llenas de un blanco y espumoso pulque.

A 160 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, las mujeres disfrutan en un ambiente de confianza. Entre paisanas que se conocen bien, Guadalupe y Cristina conversan sobre el ambiente de fiesta; sentadas en bancos de madera sirven de las garrafas que las rodean, dan a elegir a los visitantes entre aguamiel, pulque y tepache. 

Las jícaras van y vienen, pasan delante de ellas con movimientos rápidos que hacen a quienes las llevan, derramar algunas gotas sobre la tierra. Se escucha a una mujer decir: ”Si no lo quiere no lo tire”. A lo que otra voz a lo lejos le responde: ”¡Es que la tierra también toma!”

Guadalupe y Cristina atienden a sus clientes. Todas las mujeres que le siguen a la fila también están ocupadas sirviendo a los visitantes las bebidas más solicitadas de la cita anual. La primera es originaria de Ndoyocoyo, otra es de Morelos, ambas localidades de San Esteban Atatlahuca. 

Ambas coincidieron en la 13 Feria del Pulque de Ojo de Agua, que año con año reúne a caladoras y caladores de la región. El motivo de la fiesta que inició en el 2007 tiene el objetivo de que los habitantes de las comunidades cercanas siembren magueyes pulqueros, ya que los incendios forestales y la falta de cuidado estaba acabando con estas plantas. 

La tarde está por caer; entre la multitud, una cartulina pegada a un maguey llama la atención: “No se engorrace, dispulque”. Quizá es demasiado tarde, entre risas, baile y varios brindis, son más los que se han sonrosado de las mejillas y sonríen sin razón aparente, que quienes apenas comienzan a tomar color. 

Entre la multitud sale don Paulino Cruz González, fundador de la Feria del Pulque de Ojo de Agua, quien cuidadosamente guarda una hoja con los nombres de las ganadoras. Son cinco mujeres las que destacan en la lista, se trata de las que trajeron el mejor pulque. Los jurados llegaron a su veredicto al calificar tres categorías: olor, sabor y color.

Con micrófono en mano anuncia a las ganadoras: Cristina Sandoval Bautista, de Morelos Atatlahuca es la ganadora. Sus paisanas de Atatlahuca gritan y le echan porras. Esta mujer cala magueyes desde hace 17 años, sabe sembrarlos, rasparlos y también sabe cuidar la calidad de una de las bebidas más importantes para la cultura mexicana. Todas brindan por su triunfo. Ella sonríe y agradece. 

La fiesta está por concluir, del otro lado del terreno se escucha ya el ambiente del jaripeo. Algunos deciden ir a la feria a jugar canicas o a cenar algo, otros se dispersan entre las montañas de tierra; la fiesta continuará toda la noche, con música y baile. La cita volverá a ocurrir hasta el próximo año.