Profeco arremete contra Danonino y otras marcas por no cumplir lo que ofrecen

Entregar al consumidor aquello que se promete es fundamental para mantener una buena relación y, a decir de un reciente informe entregado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) marcas como Danonino LALA Bio4 y Nestlé Chamyto, han dejado algunos cabos sin atar en este sentido.

Pocos probióticos

Como parte de sus funciones, el organismo que defiende los derechos del consumidor, reportó los resultados de un análisis realizado a productos lácteos fermentados que se comercializan en la Ciudad de México y muchos de los mismos, a nivel de nacional, para determinan la calidad de sus propuestas en función de lo que dicta la ley así como de aquello que prometen al mercado mediante sus etiquetados y comunicación comercial.

En primera instancia, el organismo determinó que existen algunos productos en el mercado que no cumplen con la cantidad de probióticos necesarios por norma, al tiempo que no comprueban contener los microorganismos específicos que con tienen en sus etiquetas.

De acuerdo con lo establecido por la norma, la cantidad de bacterias benéficas no tiene que ser menor a un millón por gramo de producto.

No obstante, los resultados obtenidos por el estudio de calidad elaborado por el Laboratorio Nacional de Protección al consumidor, las marcas EPOCA COOL / Sabor original / 80 ml y EPOCA COOL / Sabor fresa / 80 ml contienen a penas cerca de 400 mil probióticos por gramo, cantidad menor a la solicitada por norma así como en relación a otros productos evaluados.

De igual manera, las marcas mencionadas no comprueban tener los microorganismos espefífocs que prometen en sus etiquetas: Lactobacillus casei y Lactobacillus helveticus.

Más marcas en la mira

De igual manera, este estudio consideró el análisis de productos lácteos fermentados tanto en sus versiones naturales, con fruta y saborizados, en donde se evaluaron aspectos como la fecha de caducidad, refrigeración y empaques cerrado y no deteriorado, conforme a la norma NMXF-703-COFOCALEC-2012, Sistema Producto Leche (Alimentos-Lácteos-Leche y Producto lácteo (o alimento lácteo) fermentado o acidificado) Denominaciones, Especificaciones y Métodos de prueba.

En este rubro, el análisis arrojó que las siguientes marcas no se apegan a las denominaciones y requisitos de la mencionada regulación:

LALA Bio4: por su composición el producto debería denominarse como“producto lácteo fermentado” y en su etiqueta se presenta como“Bebida láctea fermentada”.

Nestlé Chamyto: conforme a la regulación, debería tener 2.1 por ciento de proteína y apenas 1 por ciento.

Danone Danonino: de la misma manera que la marca anterior, este producto debería de entregar 1.6 por ciento de proteína, pero apenas alcanza el 0.6 por ciento.

Cabe mencionar que los parámetros evualudos fueron: información al consumidor, contenido neto, aporte nutrimental, contenido y tipo de azúcares; además de acidez (que, por sus características debe ser de 0.5 por ciento mínimo), presencia de almidón, probióticos, calidad sanitaria y minerales.

El mercado de lácteos y el juego de la calidad

La industria láctea en México tiene un potencial de negocio importante, considerando que muchos de los productos que entran en esta categoría son de consumo básico.

Por tanto, la elaboración de productos lácteos en México representa uno de los sectores de mayor importancia dentro de la industria alimentaria.

Hasta 2018 esta actividad participó con 11.6 por ciento del valor total de la industria de los alimentos, en donde los derivados lácteos (queso, crema y yogurt) representaron 38.8 por ciento del valor total de la elaboración de productos lácteos, mientras que la elaboración de leche líquida pasteurizada, tanto entera como descremada y de sabores, participó con 37.7 por ciento, según datos de InfoRural.

No obstante, hablamos de un mercado que se lee con especial madurez. según estimaciones de  Ve por Más (BX+) indican que el mercado de lácteos en el país, durante los últimos tres años, muestra una tasa de crecimiento de apenas 0.7 por ciento en los últimos tres años, incluye leche, queso, yogurt, entre otros.

Ante el panorama, las marcas señaladas deberán de poner sobre la mesa sus promesas de marca para comunicarlas, pero más importante entregarlas de manera certera y tangible al consumidor, quien cada vez más informado, antepone la calidad como driver de compra en cada una de sus decisiones.

Recordemos que la calidad es para el 33 por ciento de las personas un factor decisivo en sus compras, seguido del precio (21 por ciento) y la marca (14 por ciento).