Estética, línea, forma, color y ritmo

-¿Dónde fue su cuna?-, le pregunto. Él responde: -En Toledo, España. A raíz de los pasajes de la guerra, la familia llega a México, para radicarse y obtener la doble nacionalidad. A su familia les gustó nuestro país y aquí se han realizado con una buena profesión. De esta manera fue educando Jordy Israel Alemán Romero, quien cursó los primeros estudios, primarios, secundarios, preparatorios para inclinarse por la carrera de arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde obtuvo la maestría, por último el posgrado de arquitectura, con la tesis: La apropiación de las tecnologías computación en la Arquitectura del siglo 21.

Tiene reconocimiento como arquitecto por la UNAM y por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de la Universidad Politécnica de Madrid, España 2002. El Arquitecto Jordy, no es uno más de los egresados, que se conforme con su carrera, no. Él trae consigo un cúmulo de sensibilidades que transmite a través de su aprendizaje en la carrera de artes plásticas particularmente en la técnica del óleo; adicionalmente la arquitectura y otros aspectos plásticos que le permiten la integración en la composición y el color que le ha proveído de más elementos, para poder desarrollar aún más su trabajo.

No obstante, en los últimos años tuvo la necesidad de surgir tras inventarse a través de sus habilidades en la docencia y la instrucción en la pintura. De esta manera desde los últimos años decide participar y organizar, exposiciones colectivas e individuales, trabajando para empresas como la distribuidora Rodin/ Royal Talens, donde concursó y quedó como finalista entre 350 participantes. Desde entonces decidió fundar un taller de pintura denominado Trazos, donde divulga, promueve y genera nuevos talentos, en la disciplina del dibujo y la pintura.

También participó en el Segundo Concurso Nacional de Pintura Profesional en 2014 y fue finalista, esto sucedió en el Museo Soumaya, Plaza Carso, Ciudad de México. En este año pretende estar en las Bienales de Anastasio Monrroy en Guadalajara, Jalisco.

Creatividad

Afortunadamente, nosotros podemos admirar las obras del arquitecto Jordy Alemán Romero, gracias a su talento, dominio de la composición y de la técnica; la impresionante creatividad del artista en comento, nos traslada a otros universos de gran estética, la línea, la forma, el color y el ritmo estructuran cada pieza, desde la más sencilla hasta la más compleja, aquí se nota la disciplina constante, los años que se necesitan para lograr definir un camino que su propuesta de corte surrealista. El artista por pasión, nos transporta a su mundo onírico, como buen arquitecto y perfeccionista; maneja con gran precisión la escena de cada una de sus obras, haciendo visible para el observador donde desarrolla su propio estilo.

Crítica

La calidad de su técnica al óleo, la destreza del dibujo y del pincel, le han permitido lograr piezas de gran belleza excepcional, dejando en claro que su creatividad le permite a sus personajes existir en mundos alternos a los reales, así puede dotar de vida a personajes fantásticos que interactúan en escenarios donde la naturaleza es vital, a la vez que algunos objetos adquieren gran importancia como la obra Entrando a la locura, obra en la que el espectador encuentra en el lienzo un gran universo enriquecido por un estante interminable libro.