Unilateral, la denominación de origen del café pluma

La falta de participación social de los productores en el proceso de denominación de origen del Café Pluma pone en riesgo su implantación, como ocurrió con denominaciones similares en los estados vecinos de Chiapas y Veracruz.

"Mientras los productores no participen no va a haber un sólo grano certificado y comercializado como ocurre en Chiapas y Veracruz, donde se tienen las primeras dos denominaciones de origen que desde hace cinco años no se han podido aplicar", advirtió el tesorero del Clúster de Café en Oaxaca, Homero Blas Bustamente.

Entrevistado a propósito de que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y la Secretaría de Economía otorgaron la denominación de origen al café Pluma, explicó que ahora podrán utilizarla los productores que logren la certificación, la cual tendrá un costo y establecerá ciertos requisitos.

Además, falta completar el proceso para implementar la denominación de origen del Café Pluma que entra en vigor el 5 de marzo próximo y abarca una treintena de municipios de la Costa, "se requerirá una Norma Oficial Mexicana y la creación de una entidad certificadora con un consejo".

"Se necesita toda una estructura para que opere la denominación de origen del Café Pluma, la cual requiere inversión, pero sobre todo la participación social activa de los productores que han estado ausentes", recalcó.

Para lograr la certificación los productores estarán obligados a documentar su proceso de producción y demostrar trazabilidad, desde la siembra del aromático hasta la venta final de una variedad de café que tiene su origen en el municipio de Pluma Hidalgo.

En ese lugar existen las condiciones naturales que propiciaron que el café de la variedad Typica, que se siembra en esas tierras, tenga un aroma, cuerpo y acidez que le dan características organolépticas que lo distinguen en el mercado internacional, pero "en los últimos años esa condición fue cambiando porque la variedad que dio origen se fue extinguiendo por las plagas, y los productores introdujeron otras". 

Lo preocupante es que este beneficio está en riesgo por la falta de participación de los productores, pues "ha sido un proceso unilateral de los gobiernos estatal y federal" y se desconoce cuántos elaboran esta variedad, pues desde el 2010 que se creía existían cien mil cafetaleros en Oaxaca, no se ha actualizado el censo.