Bosco Sodi comparte 'Somos el jardín, el jardín es nosotros'

El  jardín fundado por el maestro Francisco Toledo, el cual tiene como misión el resguardo de diversas especies endémicas del estado de Oaxaca acoge, en estos días, la instalación "Somos el jardín, el jardín es nosotros", del artista Bosco Sodi. Curada por Dakin Hart,  curador en jefe del Museo Noguchi en Nueva York, la muestra permanecerá hasta el mes de abril. 

La exposición es presentada en el marco de Pre-Maco Oaxaca, una serie de actividades que precede a la feria a desarrollarse en la Ciudad de México y fue realizada por el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta) en colaboración con la Galería Hilario Galguera. 

Inaugurada el lunes en el patio El Huaje del Jardín Etnobotánico, la muestra presenta el trabajo reciente realizado en barro por el artista. Se trata de piezas monolíticas de barro sólido, que Bosco Sodi realizó a lo largo de nueve meses. 

El artista refrendó su profundo amor por Oaxaca, mismo que ha inspirado sus obras, especialmente esta, de la cual compartió que es fruto de su arraigo con México, ya que él radica en Nueva York. 

“Mi obra se basa en el accidente y la parte de buscar lo único y lo inesperado. Lo que se trataba es de traer estas piezas que se mezclaran con este lugar. En mi trabajo en barro empleo técnicas ancestrales para la elaboración de formas primarias como el cubo y la esfera”, refirió Sodi.

En tanto, Dakin Hart curador, destacó que el trabajo en barro de Sodi, al igual que su obra pictórica, tiene una íntima conexión con el contexto en el que el artista lo ejecuta al emplear técnicas ancestrales para la elaboración de formas primarias como el cubo y la esfera. 

“Sodi recrea uno de los gestos más primigenios del ser humano, así como una de las tecnologías seminales para el desarrollo de la civilización, que parte de una estrecha relación con el medio natural. Es aquí en donde el artista construye un discurso paralelo con la etnobotánica, que se encarga de estudiar la relación histórica entre el hombre y la vegetación que lo rodea”.

Al enfrentarse al espacio del jardín botánico, las esculturas de barro de Sodi encontraron un territorio familiar para ellas, pues el paisaje árido de Casa Wabi ya las ha confrontado con la arena, la hierba, el sol y los elementos. Al mismo tiempo, tratándose de una ciudad con la historia y mística que tiene Oaxaca, las obras se albergarán en un sitio en donde tendrán una nueva lectura: el espectador podrá descubrirlas y tener una visión de ellas en un sitio que desde hace años ha desatado la imaginación y creatividad de varias generaciones de artistas.

Motivado por un sentido de responsabilidad cívica muy parecido al que llevó a la creación del Jardín Etnobotánico, Bosco Sodi ha realizado durante los últimos años, esculturas de barro quemado en Casa Wabi, el centro de artes y programa de residencias fundado por él en la playa de Puerto Escondido.

¿Cuándo y dónde?
En curso, hasta el 1 de abril, en el Patio El Huaje, del Jardín Etnobotánico de Oaxaca.