Barrios tehuanos preparan fiestas titulares

Conserva Tehuantepec sus costumbres sobre fiestas titulares de los barrios. 

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Los pueblos ribereños de Tehuantepec celebran a inicio de año sus fiestas titulares, en las que comparten las bondades recibidas de la madre tierra.

Actualmente, las fiestas titulares son mezclas de dos culturas: la indígena y la española, se remonta a tiempos prehispánicos en que los zapotecas agradecían a sus dioses las cosechas recibidas durante el año.

Del 2 al 23 de febrero, según la costumbre zapoteca, vienen las fiestas de los barrios de Laborío, Santa Cruz, Santa María y Jalisco.

El cronista municipal Rómulo Jiménez Celaya afirma que, con la llegada de los españoles a la región del Istmo, se modificó el calendario de las festividades para que coincidiera con la Cuaresma católica.

Se dividieron en cuatro semanas antes del Miércoles de Ceniza. Durante los días que duran las celebraciones, los barrios entonan los sones más representativos de la población.

De acuerdo con las costumbres de los barrios, son días para convivir con el pueblo, se comparte el fruto de la tierra, como una muestra de agradecimiento por las cosechas obtenidas.

El inicio de las celebraciones está determinado por el calendario solar para marcar y distribuir los cuatro domingos a igual número de barrios, previos al Miércoles de Ceniza.

Empieza la festividad en el barrio Lieza en honor a San Sebastián de las Flores. Aunque allí, está considerado como una mayordomía, y no una fiesta titular. El mayordomo es el encargado de distribuir los días en los que convivirá el pueblo.

Investigadores afirman que desde antes de la llegada de los españoles en 1522, el Istmo ya se celebraba estas fiestas.

La narrativa del libro “Tehuantepec, ayer y hoy” describe que es hasta 1940 cuando esta tradición adquiere mayor importancia con los pueblos ribereños. Los habitantes de esos lugares, comienzan a dar gracias a Dios cada año por sus cosechas.

La tradición dice que la celebración debe empezar dos meses previo al inicio de la Cuaresma.