Curados, bebida hecha por mujeres

El dulce sabor del néctar de las frutas de campo se fusionan con el destilado de agave y dan como resultado una bebida exquisita para el paladar.

Mujeres de San Andrés Zautla han encontrado en esta bebida, la posibilidad de ayudarse económicamente y poder llevar sus productos a otras partes de la República y al extranjero.

Desde la comodidad del hogar, mujeres y sus familias participan de la elaboración del curado: una olla de barro con agua es colocada en aquel fogón, que a decir de las productoras, es un material que conserva un sabor inigualable. 

En el recipiente se coloca la pulpa de la fruta y se le agrega azúcar, posteriormente, a la mezcla se le agrega mezcal y se embotella.

El proceso es sencillo, pero cada productor le da su propio toque a la bebida, que hace que se distingan unos de otros. 

Hasta hace un par de años, el curado era una bebida exclusiva de quienes habitan en el lugar, sin embargo, debido a su inigualable sabor ha traspasado fronteras.

 

Tía Ene, del corazón para el mundo

Enedina Chávez Mendoza, mejor conocida por sus familiares y amigos como Tía Ene, es una mujer de 78 años de edad que empezó a elaborar curados a partir de la muerte de su padre y porque su vista cansada ya no le permitía continuar ejerciendo el oficio de costurera. 

Todo fue idea de sus sobrinos, quienes se preocuparon por ella y le propusieron elaborar curados para poder ayudarse económicamente, por lo que desde hace 14 años ha perfeccionado su receta. 

“El cliente es el que da el visto bueno a los curados y es como he perfeccionado mis recetas; en la actualidad tengo uno que es favorito de las personas y es el de tamarindo con sal de gusanito, chile que yo misma elaboro”.

En aquella “cocina de humo” como la nombra, deposita un poco de mezcal al piso para pedirle permiso al “chaneque”, para que todo salga bien con la preparación de los alimentos.

20 años conservando tradiciones

Patricia Mendoza Jiménez empezó a elaborar curados para degustar con su familia, posteriormente le fueron solicitando botellas para las fiestas y eventos sociales en la comunidad, pero a partir de la feria ha podido comercializar su producto a mayor escala.

Asegura que cada productor le da su propio toque, así como en los alimentos, "cada quien tiene su sazón". La especialidad de Patricia Mendoza es el curado de maracuyá, fruto que se da en su jardín de traspatio. 

Herencia

A Zautla se le conoce como la "cuna del curado" porque aquí se inició esta bebida con la señora Josefina Mendoza Garcés, conocida como La Chepa. A ella se le reconoce la preservación de esta bebida que es característica en las fiestas de la comunidad.

Obdulia Chávez Lozano de 62 años fue amiga de La Chepa y de ella aprendió a elaborar el curado; ella ha participado en las ferias desde el primer año, asegura que a raíz del éxito que se ha obtenido en esta actividad, muchas personas se han querido unir al proyecto. 

Por ello, invita a las personas a visitar la comunidad, donde podrá encontrar gastronomía milenaria propia de la comunidad como el mole, estofado y guisado de guajolote.

 

Matrimonio 

Amalia Ventura López y su esposo Alfonso Hernández López son una pareja que se ayuda mutuamente en la preparación de los curados que desde hace 10 años han venido elaborando.

Ellos se dedican a al campo y al comercio, pero hace diez años han venido produciendo curados para generar un recurso extra, pues aseguran la situación económica es difícil.

A pesar que las mujeres dominan en la preparación del curado, su esposo Alfonso también ha aprendido a prepararlos y comercializarlos. 

 

Bebidas con amor 

En una vivienda con grandes árboles y huertos vive la señora Consuelo Soriano Vásquez, otra de las grandes productoras de curados en Zautla, que ha destacado por la variedad de sabores que ha hecho y las bebidas maceradas.

El macerado es una bebida que se mantiene en reposo durante varias semanas y que tiene sólo unos toques de sabor y más cantidades de mezcal. 

La también agrónoma utiliza para sus curados frutas de la temporada, algunas ella misma las cosecha como naranjas, mandarinas, maracuyá y fresas, el toque que les da es el amor con el que las prepara, pues asegura que así se obtiene un sabor especial.

 

Feria del Curado 

Por cuarto año consecutivo, en San Andrés Zautla se llevará a cabo la Feria del curado los días 21, 22 y 23 de febrero, donde habrá muestra y venta de gastronomía, con platillos tradicionales de la comunidad, como son los moles y el caldo de guajolote.

Además, se podrán encontrar comidas autóctonas como lo es el chichilo, la segueza de frijol, el verde de tempolocates, el chile atole, pasando por las tradicionales empanadas de amarillo y de verde, así como nieve artesanal, los suculentos raspados, dulces regionales, nicuatole.