Oaxaca encabeza en casos de hepatitis A

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

La enfermedad se atribuye a falta de higiene en el consumo de alimentos o bebidas.

En las primeras tres semanas de este año en la entidad se han confirmado 28 casos de hepatitis vírica A, lo que ubica a la entidad con la cifra más alta del país, seguida del estado de Veracruz que reporta 26 casos.

De los 28 casos que registra Oaxaca, 15 corresponden a la semana epidemiológica número tres, la más reciente reportada por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal.

Cabe mencionar que la hepatitis vírica A, que causa la inflamación del hígado, es un problema recurrente en el estado de Oaxaca y en el año de 2019 llevó a la entidad a acumular el mayor número de casos de las 32 entidades de la república mexicana.

En comparación con la semana número tres del 2019, Oaxaca reporta un repunte del 250 por ciento, ya que se han presentado 20 casos más que en el mismo período del año pasado.

En 2019 aumentó en 53%

En sí, Oaxaca cerró el 2019 con mil 16 casos confirmados de este tipo de hepatitis, la cifra más alta en el país y un 53 por ciento más que la reportada en 2018 que cerró con 664 casos.

De la incidencia de casos que la entidad reportó el año pasado a la Dirección General de Epidemiología, el 51 por ciento fue en hombres y el resto en mujeres.

9 brotes activos

De acuerdo con el jefe del Departamento de Vigilancia Epidemiologica de los Servicios de Salud de Oaxaca, Alberto Campos Santiago, en 2019 se reportaron 50 brotes de hepatitis vírica A y nueve de éstos siguen activos.

Los brotes se localizan en San Francisco Logueche, Oaxaca de Juárez, Yaxe, Ocotlan, San Pedro El Alto, San Agustín de las Juntas, San José del Progreso, San Jerónimo Taviche, Asunción Ocotlán y San Miguel Panixtlahuaca.

Es, en opinión de Campos Santiago, el carácter dinámico y recurrente lo que ocasiona que los brotes puedan presentarse en varias ocasiones en una misma localidad, además de la facilidad con que se contagia, ya sea por falta de higiene en el consumo de alimentos o bebidas.

"Se requiere tomar conciencia del autocuidado para cortar la cadena de transmisión, consumir agua clorada y alimentos con las manos limpias, ya que en el momento que no se extrema la higiene se adquieren infecciones que se transmiten con rapidez" y los grupos de edad más afectados son infantes de entre cinco y nueve años", explicó finalmente.