Andrea Yates mató a sus 5 hijos

Andrea Yates, la mujer de 36 años que mató a sus cinco hijos en Houston (en el estado de Texas, EEUU), relató ante un tribunal el suceso.

Al parecer, fue ahogando a sus hijos uno por uno y tuvo que perseguir al mayor de ellos, que huía aterrorizado, para completar su macabra labor.

Yates dio respuestas cortas a la juez de distrito estatal Belinda Hill, durante una audiencia en que la magistrada le asignó a un abogado defensor por ser considerada indigente.

Hill pospuso la audiencia hasta una fecha no determinada para que Yates, quien se encuentra en prisión sin derecho a fianza y enfrenta cargos que podrían conllevar la pena capital, tenga tiempo para hacer consultas con su abogado.

Yates asesinó a sus hijos en su casa de Houston y confesó el crimen a la policía momentos después de ahogar al hijo mayor.

Pena capital

"Esto es lo más horrendo que he visto", dijo tras la audiencia el fiscal adjunto del Condado de Harris, Joe Ownby, quien se abstuvo de especificar si los fiscales solicitarán la pena de muerte, el castigo máximo por homicidio en primer grado según la ley de Texas.

El abogado designado por el tribunal a Yates, Bob Scott, debía reunirse con su cliente en la prisión del Condado de Harris.

Owmby dijo que los fiscales convocarán a un gran jurado para que formule la acusación contra Yates, tras examinar el archivo policial y discutir el caso con los investigadores, pero se abstuvo de comentar los detalles del crimen publicados por el diario ‘Houston Chronicle’.

"Como una zombi"

Según el periódico, un oficial de la policía dijo que Yates había descrito los asesinatos en su vivienda de Houston "como si fuera un zombi", en una declaración filmada en vídeo.

“¿Qué le pasa a Mary?", preguntó a su madre Noah Yates, de siete años, cuando la vio colocar al bebé de seis meses en la bañera.

Yates declaró que su hijo salió corriendo cuando ella se puso de pie, pero que lo persiguió por la casa y lo arrastró al baño donde lo ahogó junto con su pequeña hermana, informó el periódico.

Antes de eso, Yates dijo que mató, por orden, a Luke, Paul y John, de dos, tres, y cinco años de edad. Después de ahogar a cada uno de los niños, llevó sus cuerpos a una habitación y los cubrió con una sabana, según el periódico.

Llamó a la policía y a su marido

La única excepción fue Noah, cuyo cuerpo dejó en la bañera antes de llamar a la policía y a su esposo, Russell Yates, ingeniero en computación que estaba trabajando en el Centro Espacial Johnson, cercano a la vivienda de la familia.

Por la noche, la Oficina Forense del Condado Harris declaró a los niños muertos por asfixia y ahogo.

No se informó del motivo de los asesinatos, pero Russell Yates atribuyó el jueves la tragedia a la grave depresión posparto que padece su esposa, quien estaba tomando medicamentos.

Andrea Yates es enfermera certificada, pero dejó de trabajar en 1994 para criar a sus hijos, según el ‘Chronicle’.

Su esposo y otros miembros de la familia la describieron como una "persona amable y delicada" que amaba a sus hijos y les impartía sus estudios en casa.

Yates ha sido acusada de asesinato en primer grado.