Designa Sedena nuevos comandantes

El general diplomado del Estado Mayor, Higinio Gabriel Castillo Olvera, y el general de brigada Diplomado del Estado Mayor, Gerardo Mérida Sánchez, tomaron posesión como comandantes de las 44 Zona Militar con sede en Miahuatlán y 46 Zona Militar con sede en Ciudad Ixtepec, respectivamente.

Esta acción forma parte de la política de rotación de personal militar de la Secretaría de la Defensa Nacional, cuya finalidad es que los mandos de las diversas jerarquías ocupen diferentes cargos durante su trayectoria militar.

La toma de posesión del cargo y protesta de bandera de los nuevos mandos estuvo a cargo del comandante de la Octava Región de la Sedena, general de división diplomado del Estado Mayor, Juan Arturo Cordero Gómez.

En la ceremonia estuvieron presentes Héctor Mafud Mafud, secretario general de Gobierno, en representación del gobernador Alejandro Murat; Rubén Vasconcelos, fiscal general del estado; Ernesto Salcedo Rosales, secretario de SSP; Rogelio Cheng López, edil de Ciudad Ixtepec, entre otros.

Durante el acto, que se realizó en instalaciones de la Octava Región Militar, en Santa María Ixcotel, el jefe de la Sección Primera del Estado Mayor de la Octava Región Militar, Azael Jesús Villar Ziga, hizo lectura de currículum vitae de cada comandante.

El comandante de la 44 Zona Militar de Miahuatlán, Gerardo Mérida Sánchez, es originario de Poza Rica, Veracruz y licenciado en Administración Militar y Curso de Mando y Estado Mayor General. 

Se ha desempeñado como oficial subalterno y comandante en diferentes unidades del Ejército, así como comandante de la 21 Zona Militar de Morelia, Michoacán y Agregado Militar Aéreo en la embajada de Chile.

El ahora comandante de la 46 zona militar, Higinio Gabriel Castillo Olvera, oriundo de San Luis PotosÍ, cuenta con maestría para la Seguridad y Defensa Nacional.

Ha sido comandante del 6 y 9 regimientos de Caballería Motorizada, además de Director General del Servicio Militar Nacional.

La Comandancia de la Octava Región Militar se comprometió a seguir cumpliendo con cada una de las misiones asignadas al Instituto Armado del estado, además de trabajar en coordinación con los tres órdenes de gobierno.

Esto apegados a los derechos humanos sumándose al esfuerzo que actualmente realiza el personal militar de todo el país.