En el abandono, hospital del IMSS

No tiene pies ni cabeza, dicen
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Trabajadores cerraron la circulación frente al Hospital de Zona Número Uno Doctor Demetrio Pardo, del IMSS.

Persecución laboral, falta de medicamentos, una director definitivo y la ausencia en varias jefaturas es parte del caos que integrantes del Sindicato Nacional Libre de los Trabajadores del Seguro Social (SNTSS ) aseguraron se vive en el Hospital de Zona Número Uno Doctor Demetrio Pardo, del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Su secretaria general, Odilia Sánchez Galicia, aseguró que tras la llegada de Concepción Rueda a la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social, en febrero pasado, inició una política de venganza y odio por parte de la jefa de prestaciones médicas, Martha Escobar Vázquez.

En una conferencia de prensa a las afueras del Hospital de Zona, antes de radicalizar sus protestas y cerrar la circulación vial en la Calzada Niños Héroes, la responsabilizó de la destitución de jefes de servicio de especialidades como traumatología y ginecología, así como de otros especialistas que formaban parte del cuerpo de gobierno de un hospital que carece de director.

Inicialmente la protesta de los integrantes del sindicato, creado en 2019, se limitaba a aprovechar la luz roja del semáforo frente al hospital para colocarse en fila con las pancartas donde escribían su demanda, pero después interrumpieron la circulación vial.

“No es nuestra intención afectar al derechohabiente, pero si no somos escuchados radicalizaremos nuestras acciones”, advirtió Odilia Sánchez, quien se quejó del desempeño de Concepción Rueda quien en noviembre pasado fue sustituida por Jorge Martínez Torres, quien permanece como encargado de la delegación.

Odilia Sánchez Galicia explicó que después de solicitar una audiencia, la semana pasada fueron recibidos por Jorge Martínez Torres, quien se mostró indiferente y déspota, lo cual es entendible porque “sabemos que ya se va”.

La versión no fue desmentida por el encargado de la delegación, quien al cierre de esta edición no había aceptado explicar la situación que impera en el hospital y los señalamientos en contra de servidores como la encargada de desarrollo persona, Hortencia Morales Sánchez o la administradora del nosocomio, Teresa Bautista.

Además de expresar a los derechohabientes que la falta de medicinas y personal es producto de una mala administración, denunció el hostigamiento y persecución en contra de las trabajadoras que desde el año de 2019 se atrevieron a denunciar el robo de medicamentos.