Piden a padres recuperar autoridad sobre hijos

DESTACAN UNIDAD FAMILIAR

José Alberto González Juárez, obispo de Tuxtepec. 

TUXTEPEC, Oaxaca.- José Alberto González Juárez, obispo de Tuxtepec, hizo un llamado para que los padres de familia recuperen la autoridad y responsabilidad sobre sus hijos, que inculquen valores, pero sobre todo estén presentes en sus vidas y de esta forma evitar que las situaciones de violencia los alcancen.

“Este es un tema que en Estados Unidos, pero en nuestro país no, sí nos preocupa mucho; pedimos por las personas, los padres, el niño, porque era un niño”, expresó el obispo sobre los hechos ocurridos en Torreón el pasado viernes. 

La preocupación principal está en la familia, ayudar a que puedan educar bien a los hijos, ya que la educación no se da en la escuela; la verdadera formación de las personas inician en la familia y los padres deben tener la oportunidad de ejercer la responsabilidad, manifestó.

De acuerdo con el obispo, hay factores que influyen como los medios de comunicación, los videojuegos, todo lo que se ve a través de los celulares; sin embargo, son los padres los que tienen el poder de hacer algo ahí.

“Se debe devolver a los padres la autoridad y responsabilidad que tienen”, dijo.

Con relación a la responsabilidad que tiene el gobierno en este tipo de situaciones, señaló que tiene que actuar; sin embargo, tampoco puede colocar policías en las escuelas porque ahí son los docentes quienes tienen la tarea.

Sin embargo, aseveró que debe ser un conjunto de gobierno-sociedad quienes deben apoyar a los padres, para que cumplan de forma adecuada con su tarea.

Hizo énfasis en la iniciativa que existe a nivel nacional para que se regule la potestad de los padres sobre la decisión de su identidad; “este tipo  de casos contradice todo este argumento de que los niños pueden decidir a una edad muy temprana sobre qué es lo que quieren”.

Enfatizó que los niños siempre necesitarán de los padres; este tipo de temas nos dicen que deben estar más presentes en la escuela, en los espacios donde los niños se desenvuelven.