Iniciará IMSS proyecto de tiendas saludables

StaffStaff

La prevalencia de obesidad entre los derechohabientes del IMSS continúa a la alza.

La prevalencia de obesidad entre los derechohabientes del IMSS continúa a la alza, por lo que las medidas que la dependencia ha implementado para combatir esta enfermedad han sido insuficientes, reconoció Zoé Robledo, titular del Instituto.

Dijo que un 42.8 por ciento de los derechohabientes con obesidad son mujeres, y un 36.8 por ciento varones.

Por ejemplo, precisó, en 2009 se estableció una política en el IMSS de Venta Exclusiva de Alimentos y Bebidas Saludables en Inmuebles Institucionales del Seguro y fue un verdadero fracaso.

"En muchas instalaciones del Seguro Social, en los centros médicos; en las Unidades Médicas de Alta Especialidad; en hospitales; en centros vacacionales, están adentro muchas tiendas de conveniencia que venden productos que no tienen nada que ver con estos alimentos y bebidas saludables.

"Pero esto va a terminar. El 31 de diciembre fue el último día que hubo abierta una tienda de conveniencia, no voy a decir su nombre, porque es Oxxo; pero a partir del 31 de diciembre está cerrada y vamos a empezar un proyecto de tiendas saludables en estos lugares", afirmó.

Señaló que desde 2008 el IMSS cuenta con la Cartera de Alimentación Correcta y Actividad Física que se entrega hoy en 300 Unidades Médicas Familiares del IMSS, pero el problema es que hay mil 521 unidades.

"Desde el año 2008 a la fecha, no hemos sido capaces de entregar en todas y cada una de las mil 500 Unidades de Medicina Familiar del IMSS este documento y el programa que lo acompaña.

"Y sobre todo, tampoco lo estamos haciendo en las Unidades Médicas Rurales del Seguro Social que atienden a la población no derechohabiente y donde también tenemos un serio problema".

Señaló que desde 2004 se han realizado un poco más de seis millones de chequeos médicos y aunque parezcan muchos, para las dimensiones del IMSS siguen siendo insuficientes.

Denuncia IMSS baja instalación de bebederos

A pesar de que la administración pasada se comprometió a instalar 40 mil bebederos en escuelas y en lugares públicos para combatir la obesidad, sólo instaló 11 mil con los 100 mil millones de pesos recaudados, de 2014 a 2018, por impuesto al refresco, denunció Zoé Robledo, titular del IMSS.

El funcionario indicó que un bebedero cuesta entre los 12 mil y 40 mil pesos, y con los 100 mil millones de pesos se hizo apenas una cuarta parte de lo que se prometió.

"Además se concentró solamente en tres empresas, o sea, ahí está gran parte de la decisión y de la voluntad de un Estado que tenga la decisión de cambiar esta situación; porque hubo recursos, hubo tiempo para hacerlo, pero no había quizá una verdadera voluntad".

Por otra parte, el funcionario precisó que la obesidad no sólo tiene que ver con un estilo de vida poco saludable, sino también con la pobreza.

Chiapas, por ejemplo, es el estado más pobre del País y es la región del mundo en donde más se consume refresco, según un estudio del Centro de Investigaciones Multidisciplinarias sobre Chiapas y Centroamérica de la UNAM.

"En promedio las personas beben 2.25 litros por día. Paradójicamente, en la región de Los Altos, de Chiapas, en donde se concentra el mayor número de personas pobres, no sólo de Chiapas, sino prácticamente de todo el País, a pesar de estar cerca de fuentes de agua dulce, las comunidades indígenas consumen más Coca-Cola que agua.

#salud#secretariadesalud#imss