'Amenaza en lo profundo'

UnderwaterUnderwater

Después de todo, Kristen Stewart sí sabe actuar

No hay persona a la que no le genere ansiedad sentirse atrapado; ahora imagina sentirte atrapado a miles de metros bajo el agua, sin posibilidad de comunicarte y sin muchas posibilidades de sobrevivir.

Justo de eso va 'Amenaza en lo profundo' (Underwater), un película de suspenso, terror, ciencia ficción y supervivencia, dirigida por William Eubank y protagonizada por Kristen Stewart y Vincent Cassel.

La historia sigue a un grupo de investigadores submarinos que quedan atrapados a miles de metros bajo el mar, luego de que su estación queda totalmente destruida por un terremoto.

Como si estar incomunicados no bastara, en su intento por sobrevivir también deberán enfrentarse a extrañas criaturas que habitan en esa oscuridad marina.

El primer gran problema con Underwater es precisamente esa extraña mezcla de géneros que hace que uno no entienda bien a bien qué está viendo.

Al principio parece una película de supervivencia del estilo 'Lo imposible' o 'Gravity': un asunto del ser humano contra la naturaleza.

Pero luego le meten el elemento de terror de la criaturas (que no son peces enormes y tenebrosos como uno esperaría, sino algo así como la versión maligna de 'La forma del agua') y entonces todo pierde el sentido.

Otra falla es el desarrollo de los personajes porque, aunque los seguimos durante hora y media nunca llegamos a saber demasiado de ellos.

Nos enteramos que una tiene un perro, otro lleva consigo un conejo de peluche, el capitán tiene una hija que fallecida (quién sabe de qué) y otros detalles igual de irrelevantes para la trama.

El personaje más desarrollado es el de Norah, una hábil ingeniera mecánica, y tal vez por eso la actuación de Kristen Stewart es lo mejor de toda la película -y mira que no soy precisamente una fanática de su trabajo.

Norah resulta ser una líder bastante convincente dentro de la situación desesperada que ella y sus compañeros enfrentan, aunque la cámara abusa de los close-up a su rostro durante casi toda la cinta.

No sucede así el resto del equipo, y por eso no funcionan los momentos de humor metidos un poco a la fuerza para tratar de liberar la tensión y el suspenso, ni nos llegan a importar tanto sus muertes.

Al final, Amenaza en lo profundo peca de ambiciosa y no consigue todo lo que se propone, dejándonos con el único consuelo de que, después de tantas decepciones, Kristen Stewart sí sabe actuar.

#cine