Mezquita iraní eleva bandera roja, de sangre; bombardeos continúan en Bagdad

Bagdad, 4 ene (SinEmbargo).- Por primera vez en la historia, Irán izó una bandera roja en lo alto de la cúpula de la mezquita de Jamkaran en Qom, hecho que ha sido interpretado por más de uno como una advertencia por la posible venganza del pueblo iraní luego de la muerte del General Qasem Soleimani.

De acuerdo con la tradición chiita, la bandera roja es un símbolo de la sangre derramada por sus fuerzas, así como un llamado para buscar venganza por la persona asesinada.

En un video que circula en redes sociales se observa a un hombre que está en la cima de la cúpula más alta de la mezquita de Jamkaran en Qom, en Irán, el cual, iza la bandera carmesí mientras se escuchan una serie de rezos en altavoces.

Tiziana Ciavardini, antropóloga cultural especializada en el Medio Oriente, particularmente en Irán, explicó a través de sus redes sociales que la bandera roja simboliza la fuerza de la batalla de Kerbala, combate librado en el año 680, entre un ejército enviado por Yazid I, de los Omeyas, y un grupo de familiares y seguidores de Hussain ibn Alí, nieto del profeta Mahoma.

Según la experta, la bandera también representa “el color de la sangre que pronto será derramada para vengar la muerte del mártir Qassem Soleimaní”.

Al mismo tiempo Varios proyectiles han impactado este sábado en el centro de Bagdad y en la base militar de Al Balad, al norte de capital iraquí, donde hay presencia de tropas estadounidenses, sin provocar víctimas, informaron diversas fuentes.

La Célula de Información de Seguridad del Gobierno iraquí aseguró en Twitter que varios proyectiles cayeron en un barrio del centro de Bagdad y en la fortificada Zona Verde, así como en la base aérea de Al Balad, en la provincia de Saladino al norte de la capital.

La Célula aseguró que no se han producido “pérdidas humanas”.

Por su parte, una fuente del Ministerio de Interior iraquí dijo a Efe que un cohete de tipo Katiusha cayó en la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas extranjeras, incluida la de Estados Unidos, y las sedes gubernamentales, sin provocar daño materiales o personales.

Por otra parte, un oficial de la Policía de Saladino informó a Efe de que dos cohetes cayeron en la parte meridional de la base de Al Balad e impactaron en almacenes de armas del ejército iraquí sin causar víctimas pero sí daños materiales limitados.

El oficial, que pidió no desvelar su nombre, señaló que las fuerzas estadounidenses desplegadas en esas instalaciones se han declarado “en alerta” y desplegaron drones alrededor de la base después de que se produjera el ataque.

Al Balad es una de las bases más grandes de Irak y en ella hay tropas y asesores de la coalición internacional antiyihadista liderada por Washington.

El lanzamiento de proyectiles tiene lugar un día después de que EU efectuara un ataque selectivo contra líderes chiíes en Bagdad, acabando con la vida del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimani, y del Vicepresidente de las milicias iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes.

Precisamente, el bombardeo responde a los ataques contra intereses estadounidenses en suelo iraquí, de los que Washington responsabiliza a batallones chiíes respaldados por Irán que actúan bajo el paraguas de la Multitud Popular, como Kata’ib Hizbulá.

Esos ataques se han repetido frecuentemente en los pasados meses, pero el pasado 27 de diciembre se produjo la primera víctima mortal estadounidense, un contratista que se encontraba en una base militar de Kirkuk (norte).