El Chapo se encuentra enfermo y olvidado tras 6 meses en la cárcel más ‘infernal’ de EU

El excapo del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, conocido en el narcotráfico como ‘El Chapo’, lideró una de las organizaciones más sangrientas de México, lo que le valió ser condenado a cadena perpetua.

Tras ser recluido en la prisión federal más segura de Estados Unidos, ADX o Alcatraz de las Rocosas, el capo de la droga que llegó a amasar una de las fortunas más grandes del mundo, inició el resto de su vida privado de las comodidades que lo llevaron a fugarse de dos cárceles antes de su última detención.

Este centro penitenciario está ubicado en Florence, Colorado, y es catalogada como un ‘infierno’ por parte de los especialistas. Sumado a que Guzmán Loera no puede comunicarse con nadie debido a que no entiende el inglés y no ha recibido visitas de sus allegados.

La enfermedad que lacera al Chapo

La primera persona en visitar a ‘El Chapo’ fue su abogada Mariel Colón, quien alegó que su cliente está alojado en un cuarto sin ventana y sin posibilidades de recrearse en el exterior, por lo que su estado de ánimo se encuentra por los suelos.

Además, está perdiendo la vista y no puede ser atendido por un médico porque el Alcatraz de las Rocosas se lo niega.

“Aunque (Guzmán Loera) tiene algunos libros que puede leer, no lo hace porque las autoridades penitenciarias no le han proveído un oculista”, comentó a los medios internacionales la letrada.

Prácticamente olvidado

En ADX o Alcatraz de las Rocosas, el narcotraficante mexicano cumple su condena totalmente aislado. Incluso cuando van a inspeccionarlo, lo hacen desde una rendija o una videollamada, en caso que requiera apoyo psicológico.

Desde que llegó a la prisión hace seis meses, ‘El Chapo’ recién pudo ver a sus dos hijas menores por Navidad: las gemelas Emalí Guadalupe y María Joaquina.

"La visita le dio un aire de positivismo, de alegría, de querer seguir peleando por su libertad para poder estar con estas criaturas’’, añade la abogada Colón.

Por su parte, Emma Coronel, esposa del líder del Cártel de Sinaloa, nunca más podrá verlo debido a que la seguridad no se lo permite.

“La mayor parte del tiempo trato de ser positiva y no engancharme en lo que ya pasó, ya no podemos hacer nada por él”, comentó la mujer en el reality Cartel Crew.

Cabe resaltar que las autoridades norteamericanas mantienen un régimen estricto contra Guzmán Loera debido a que anteriormente logró escapar de dos cárceles mexicanas consideradas inviolables.

Los reos están 22 horas dentro de su celda estimada en 3.7 metros de largo y 2.1 de ancho, y sólo pueden salir al patio diez horas a la semana, aunque no cuentan con autorización para ejercitarse con otros reclusos.

En un mensaje por fin de año, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, detalló que el narcotráfico seguirá en su agenda hasta reducir las cifras de muertes violentas y de comercio de sustancias ilícitas.

"Llegó un tiempo en que Guzmán Loera tenía el mismo poder que el presidente” de México, sostuvo AMLO, en clara referencia a los exmandatarios Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

El jefe de Estado destacó que, mediante programas sociales, se están atendiendo las causas que originaron la inseguridad y la violencia en el país; además, recordó que tiene como objetivo separar a la delincuencia de la autoridad.

‘’Ya no podemos hacer nada por él’’: la resignación de Emma Coronel

Emma Coronel es la cónyuge del narcotraficante, mismo que encabezó el Cártel de Sinaloa durante varios años, y pese a la gran diferencia entre sus edades, tuvieron dos hijas: Emalí Guadalupe y María Joaquina Guzmán.

“La mayor parte del tiempo trato de ser positiva y no engancharme en lo que ya pasó, ya no podemos hacer nada por él”, expresó la mujer de 30 años, quien se casó con Guzmán Loera apenas cumplió 18.