Premio Japan Prize galardona al documental tsotsil “KUXLEJAL”

StaffStaff

Cada año participan en él cientos de creadores que envían sus propuestas con el fin de obtener los fondos necesarios para llevar a cabo sus producciones.

“KUXLEJAL” es una palabra en lengua tsotsil que significa vida, muestra la realidad que viven las y los jóvenes en el municipio tsotsil de Larráinzar en los altos de Chiapas, la cual pretende ser un grito y una llamada de atención a sus necesidades, una película que inspira, motiva y salva vidas, esta producción de Vientos Culturales, basado en un reportaje de Vientos-TV, fue la obra ganadora en la categoría "Mejor propuesta" del 2018 en el Japan Prize que es un concurso internacional dedicado exclusivamente a contenidos audiovisuales educativos y se celebra anualmente en noviembre.

Cada año participan en él cientos de creadores que envían sus propuestas con el fin de obtener los fondos necesarios para llevar a cabo sus producciones; Elke Franke, coordinadora de la organización encargada de la realización del documental, compartió de lo que se trata este documental.

"Esta es nuestra historia y la escribimos con nuestras propias palabras". Así comienza "Kuxlejal", un documental que da cuenta de la dura situación que viven los jóvenes de comunidades originarias en San Andrés Larráinzar, un pueblo en el estado de Chiapas en el sur de México, donde los altos índices de suicido son alarmantes.

La falta de oportunidades y la discriminación son solo algunas de las causas de los problemas que viven los habitantes de estas comunidades. Según Elke Franke, el centro de la película trata sobre "la búsqueda de una identidad propia entre sus raíces ancestrales y el deseo y la necesidad de formar parte de la globalizada modernidad".

La película explora y visibiliza estas situaciones mediante los testimonios de quienes viven inmersos en este contexto, intentando posicionarse como una voz de alerta frente a esta realidad.

Una de las cosas que más llama la atención de "Kuxlejal" es el hecho de que está hablado casi íntegramente en lengua tsotsil. Para los protagonistas poder definir con sus propias palabras lo que les pasa sirve como un método de empoderamiento frente al difícil presente. Esto y el arte, que en la película es presentado como una herramienta de transformación para desarrollar la resiliencia.

Para comprender el contexto en el que nace este documental, Elke compartió que no busca dar respuestas, ni soluciones específicas, sino que, "pretende crear un puente de empatía entre generaciones y culturas".

Actualmente con la ayuda de Japan Prize  y otras personas que han creído en este proyecto están terminando la edición y postproducción para su primer estreno en televisión.

Quienes participan en este proyecto están Humberto Trece en la producción, dirección de fotografía: Xun Sero, dirección: Elke Franke, Traducción: Andrés Ta Chikinib, Editor Trailer: Jesús Reyes, Postproduccion: José Roberto Flores Roa, Idea original: Ulises Soto, Diseño del proyecto: Elke Franke y Luis Antonio Rincón García.

Esperan además como una meta muy concreta que la película impulse la construcción y el mantenimiento de una casa de la cultura en Larráinzar y que se provean servicios de calidad en términos de salud mental.

Los jóvenes indígenas se mueven en una ciudad heterotópica compuesta por diversos espacios que se mezclan, sin que esto se traduzca en mejores oportunidades para ellos en general, y en particular para los que son indígenas. Ellos, incluso, pueden sentirse ajenos a la ciudad, asumiendo que existen espacios a los que no tienen acceso; aunque la entrada o asistencia no esté prohibida de manera explícita y evidente, sí está socialmente regulada por barreras simbólicas que les imposibilitan el acceso.

#premio#tsotsil#JapanPrize