Panistas piden renuncia de Marko Cortés

Ante el nulo crecimiento entre las preferencias de los ciudadanos, la pérdida de bastiones en estados antes gobernados por Acción Nacional (PAN), así como su tibia posición frente el actual gobierno, el dirigente nacional del partido, Marko Cortés Mendoza, debe renunciar al cargo, según opinan exdirigentes, exgobernadores y legisladores de ese instituto político, consultados por El Sol de México.

"El PAN merece estar a la altura de las circunstancias y con un gobierno tan destructivo y peligroso como el de Andrés Manuel López Obrador, Marko Cortés Mendoza no es el dirigente que está a la altura de las circunstancias", opinan al interior de partido.

Mientras que la militancia considera que se necesita de una dirigencia fuerte como Juan Manuel Oliva o Ernesto Ruffo Appe. “El PAN debe de regresar a su línea doctrinal y ser una verdadera oposición para este gobierno”, recomiendan.

Señalan que si bien Cortés ha incluido a panistas como Ana Teresa Aranda y al hijo de Manuel J. Clouthier, su carácter, acción y declaraciones no son las más afortunadas frente a las fallas el gobierno que encabeza López Obrador, ya que se le ve timorato y pareciera que el tabasqueño no tiene oposición.

“El Partido Acción Nacional debe renovarse, debe tener una dirigencia clara, fresca y firme no una dirigencia tibia y sin rumbo, señaló el exdiputado y dirigente de la organización Vertebración, Iván Manjarrez, quien milita en el blanquiazul desde los 13 años.

“En 1939, durante la fundación del PAN, éste se contraponía con la firmeza de Manuel Gómez Morín y la claridad doctrinal de Efraín González Luna al comunismo de Lázaro Cárdenas, y se logró un cambio de rumbo; en 1976 frente al echeverrismo el PAN con Abel Vicencio Tovar superó aquella intromisión del gobierno de evitar que el partido tuviera candidato presidencial y frente a los pronósticos de la desaparición del PAN, el partido se fortaleció y enfrentó un crecimiento de los años 80 al 88 que lo llevó con éxito a competir contra el salinismo y de 88 al 94 tener las primeras gubernaturas”, explicó.

Agregó que el ascenso del partido al 2000 fue por una adecuada y firme dirección de Luis Felipe Bravo Mena, como lo fueron las dos administraciones panistas con sus aciertos y errores. Sin embargo –agregó--de Gustavo Madero Muñoz a Marko Cortés hemos perdido el rumbo y debemos recuperarlo.

En ese mismo sentido se pronunció el exgobernador de Baja California, Ernesto Ruffo Appel, quien denunció que al interior del partido “hay una camarilla que controla la marca PAN y ejemplo de ello fue la elección de Marko Cortés, como presidente, quien ganó la dirigencia por el control del padrón”.

“Es por ello, que tenemos un problema interno pues si bien el partido funciona y opera muy bien hacia lo externo, en lo interno tiene este tipo de problemas. Hay una camarilla que controla la marca PAN y eso es una situación que a pesar de ello y por los desvaríos de Andrés Manuel López Obrador hay todavía una consideración de apoyo de la ciudadanía para el partido”, señaló el también diputado federal.

Recomendó que el PAN, como marca electoral, debe de poner a disposición de los candidatos emergentes ciudadanos que puedan aparecer en el 2021 y buscar de forma constructiva, abierta y democrática apoyar a los mejores candidatos y particularmente a los candidatos de los 300 distritos electorales de mayoría.

“Si se mantiene el PAN encerrado en sus propias camarillas que controla Marko Cortés, no habría una situación de expectativa creciente constructiva y continuará un PAN encerrado y sin atraer a militantes o ciudadanos que hoy pueden ver al partido como una de las opciones para el proceso electoral del 2021”, advierte.

El exsenador de la Republica, Juan José Rodríguez Prats coincide en el sentido de que el blanquiazul debe abrirse a los ciudadanos o de lo contrario no tendrá oportunidad de avanzar, especialmente ante el reto que se vivirá en el proceso electoral 2021. “El 2021 será un año de retos para todos los partidos políticos, incluido Morena. El 2021 será la madre de todas las batallas”, alertó.

Sin embargo, también destacó que el 2020 estará cargado de nubarrones y amenazas. “Yo no sé qué pueda pasar en lo económico, a nivel político, a nivel mundial, estamos viendo cosas casi casi esquizofrénicas, telúricas”, señaló.

Rodríguez Prats llamó a dejar atrás las divisiones e intereses personales y apostar por la unidad, basada en una auténtica cohesión. Además pidió a Marko Cortés hacer una reflexión sobre su permanencia o no al frente del partido. “Yo dejo a su conciencia…al criterio de Marko Cortés si ha cumplido o no ha cumplido en la dirigencia nacional del partido y si hay un sentido ético de su actuación pues que proceda en consecuencia”, señaló.