Alistan consulta sobre Tren Maya

NVI NoticiasNVI Noticias

La consulta se llevará a cabo en 112 municipios que concentran 4 mil 190 localidades indígenas.

Este sábado y domingo se realizará la jornada en la que comunidades indígenas decidirán si se llevará a cabo el proyecto de desarrollo regional Tren Maya en la Península de Yucatán.

La consulta se llevará a cabo en 112 municipios que concentran 4 mil 190 localidades indígenas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), aún no se tiene definido el día exacto en que se conocerá el resultado de la consulta,debido a las características del proceso.

Lo que puede ocurrir es que se publiquen algunos acuerdos y consensos de asambleas al concluir cada jornada, pero la fecha exacta para conocer los resultados no se tiene. Sin embargo, tampoco puede retrasarse el asunto.

Apenas el 29 y 30 de noviembre pasados se realizaron las Asambleas Regionales Informativas sobre el proyecto del Tren Maya en 15 comunidades indígenas, en las cuales líderes y representantes nativos se reunieron para conocer el plan.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ha sido el órgano responsable de llevar a cabo todo el proceso; el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, que encabeza Adelfo Regino, ha sido el órgano técnico, en compañía de la Secretaría de Gobernación. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) participan como observadores.

El 15 de noviembre pasado, Andrés Manuel López Obrador anunció que se realizarían consultas a comunidades indígenas para conocer si están a favor del Tren Maya, y advirtió que si los nativos de la Península de Yucatán lo rechazan, no seguirá adelante.

La justificación del proyecto señaló que el gobierno de la República considera que los pueblos indígenas son parte fundamental del actual proceso de transformación nacional, por lo cual, como sujetos de derecho público, son el eje central de atención de la política pública y de los proyectos estratégicos. Por ello, los proyectos tendrán componentes cimentados en sus concepciones de desarrollo y sus especificidades culturales.

Se trata de alcanzar el bienestar de los pueblos indígenas y el desarrollo de la nación sobre la base del respeto irrestricto de sus derechos fundamentales y una distribución justa de beneficios.

“Bajo estas consideraciones, la creación e implementación del proyecto de desarrollo del Tren Maya se concibe como uno cuyo fin principal es lograr el desarrollo integral del sureste de México y la Península de Yucatán, a partir de los siguientes ejes: ordenamiento territorial, preservación del medio ambiente, desarrollo económico inclusivo, bienestar social y la protección del patrimonio tangible e intangible, e identidad histórica de los pueblos de la región”, indicó.

Las asambleas informativas fueron traducidas a lenguas indígenas de cada localidad y desde el pasado 30 de noviembre y hasta este fin de semana próximo, los líderes comunitarios han dado información sobre el proyecto en sus regiones.

Esta obra ferroviaria que se pretende realizar conectaría los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán a través de mil 425 kilómetros de vías férreas, con 18 estaciones.

Con esta consulta también se pretende establecer acuerdos con los pueblos y comunidades indígenas que se encuentran en el área de influencia del proyecto.

Este sábado y domingo se instalarán casillas en zonas predeterminadas y que han sido previamente informadas. Las casillas y papeletas para que los nativos expresen su opinión estarán de 8:00 a 18:00 horas.

Lo que puede ocurrir es que se publiquen algunos acuerdos y consensos de asambleas al concluir cada jornada, pero la fecha exacta para conocer los resultados no se tiene.

COMUNIDADES ORIGINARIAS

PODRÍAN INTERPONER AMPAROS

Tras realizarse la etapa informativa de las consultas a comunidades originarias sobre el Tren Maya, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS) emitió un pronunciamiento en el que señala que este ejercicio incumple los principios de consulta previa, libre, informada y culturalmente adecuada, por lo que eventualmente las comunidades podrían interponer recursos en contra del proyecto y del proceso de consulta.

El CCMSS refiere que la consulta debe estar alineada al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre Pueblos Indígenas y Tribales en países independientes y a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, sin embargo, tras realizarse la primera etapa del proceso de consulta los días 29 y 30 de noviembre pasados, “se pudo constatar que incumplen los principios básicos marcados por los acuerdos internacionales en la materia".

Entre las principales irregularidades señalan que el gobierno mexicano no está buscando el consentimiento previo de los pueblos originarios sobre la ejecución del megaproyecto del Tren Maya, sino únicamente “conocer sus opiniones”.

“Esto implica una violación a la libre determinación del pueblo maya, en razón de su aceptación o rechazo a un proyecto, obra o actividad dentro de su territorio o en un área de influencia suficiente para afectarle”, refiere el pronunciamiento.

Añaden que la consulta indígena incumple el principio de "informada", toda vez que la información disponible, a manera de datos sobre el proyecto, sus componentes y montos de inversión, no ha permitido ni el análisis, ni la comprensión de las afectaciones de este megaproyecto sobre los territorios y la vida de las comunidades indígenas.

La información ofrecida por la autoridad a cargo, en las 15 asambleas regionales, se limitó a caracterizar de manera general el proyecto ferroviario y a recalcar sus beneficios promocionales, en completa ausencia de estudios de impacto, asegura el CCMSS.

Señalan también que tampoco se informó a las autoridades comunitarias que el megaproyecto no ha sido sometido al Procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental (PEIA), previsto en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (Lgeepa), para conocer las afectaciones, no sólo por la colocación de vías del ferrocarril sino además por el impacto de las 18 estaciones y los “polos de desarrollo” programados.

En materia ambiental, tampoco se informó que el Fondo Nacional del Turismo (Fonatur) pretende que el proyecto completo sea evaluado por partes y no de forma integral y que busca quedar exento de la evaluación ambiental en algunos tramos o sustituir la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por un informe preventivo.

Según el CCMSS, también fue insuficiente la información vertida sobre el Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibra), a través del cual Fonatur pretende que los ejidos aporten la tierra para la inversión inmobiliaria y la construcción de los polos de desarrollo que conlleva este megaproyecto. “La información disponible ha sido trivial y escasa, enfocada a convencer a los ejidos de que participen en las Fibras”, aseguran.

Respecto del proceso de consulta, exponen que incumple los principios de "libre", "informada" y "culturalmente adecuada", porque convocaron únicamente a las autoridades agrarias y locales, para presentarles el proyecto en las asambleas regionales informativas del 29 y 30 de noviembre, lo cual inhibió la asistencia del resto de la comunidad, limitando su derecho, pues conforme al estándar internacional, son las propias comunidades las que deben designar y asignar sus representaciones para este tipo de ejercicios.

“La participación exclusiva de las autoridades agrarias y locales en el proceso de consulta indígena cierra la posibilidad de considerar las necesidades e intereses de muchos otros grupos no representados localmente, como las juventudes, las mujeres y demás personas sin derechos agrarios”, señala el CCMSS.

Aunado a ello, el proceso de consulta incumpliría el principio de "culturalmente adecuada" desde su organización, pues el protocolo correspondiente fue diseñado por autoridades de gobierno, mas no por las comunidades conforme a sus necesidades, formas de organización y deliberación, presuponiendo que son entes homogéneos, sin diferencias y particularidades. “Esta acción, violenta nuevamente el derecho de libre determinación de los pueblos originarios”, añaden.

SECTUR Y FONATUR PAGARÁN PROMOCIÓN TURÍSTICA

En el último mes del 2019, la Secretaría de Turismo (Sectur) y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) pagarán a Creatividad y Espectáculos (Crea), filial de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), poco más de 22 millones de pesos por servicios relacionados con la promoción de los atractivos mexicanos en ferias internacionales y del Tren Maya.

La información de ambos contratos, que fueron asignados de manera directa, está publicada en el sistema CompraNet.

En el primer caso, el monto fue establecido en divisa estadunidense (1 millón 028,649.8 dólares, unos 19 millones de pesos con tipo de cambio de 19 pesos) y será pagado con recursos de la propia dependencia.

Fonatur, por su parte, pagará 3.05 millones de pesos a Crea (no se detalla si de recursos presupuestales o con los ingresos del pago de Derecho de No Residente que hacen los extranjeros que llegan al país por avión y que anteriormente se destinaban en 70% al Consejo de Promoción Turística de México) por la prestación de servicios integrales para una museografía y un espacio visual del proyecto estratégico federal: Tren Maya.

La información de este acuerdo fue difundida el pasado miércoles (una semana y media antes de que se realice la consulta que definirá si la obra se desarrolla o no).

#trenmaya#AMLO#consultaciudadana#municipios#indigena