Narra Lavín todo sobre ellas

Agencia ReformaAgencia Reforma

En la nueva novela de Mónica Lavín, un grupo de amigas voltean al pasado: la tragedia del sismo de 1985.

GUADALAJARA, Jalisco.- Mónica Lavín (Ciudad de México, 1955) siempre ha vivió un aire de libertad, el cual ha replicado en sus personajes femeninos. En sus novelas, la escritora delinea mujeres fuertes e inteligentes que se conectan por una profunda amistad, por la complicidad y el amor. Ahora traza Todo sobre Nosotras (Planeta, 2019), en donde ofrece un recuento de una amistad entre mujeres que están por cumplir 60 años de edad, momento en que deben voltear al pasado, al sismo de 1985, para enfrentar el dolor y los secretos del pasado.

Lavín tomó experiencias personales para escribir esta historia. Vivió directamente la tragedia del 85 en la Ciudad de México; estaba a nada de tener a su primera hija, pero ese día pensó que se moría, que no llegaría a conocerla. "Muchos somos sobrevivientes del temblor; sentí la vulnerabilidad en un momento muy fuerte, pero también el entusiasmo de que mi hija naciera y que la vida continuara. Era algo que tenía que poner en juego en la novela, porque es un pasado que es necesario acomodar para todos, porque también la muerte de alguien le ocurrió a muchas personas, porque las pérdidas son algo que hay que encarar; hablar de los ausentes es hacerlos presentes", señala la autora.

"Lo más importante para mí era delinear a los personajes, que aunque tuvieran la misma edad y hubieran vivido el mismo pedazo del siglo, que hubieran sido jóvenes soñadoras en los 70, que hubiera cada quien elegido su proyecto de vida, cada una tenía que armarle una historia, un contexto".

En la novela también se establece un diálogo entre distintas generaciones. Las mujeres de 60 tienen hijas de la mitad de su edad y hay una conversación sobre los roles del género en cada época, pero también sobre sus necesidades, contextos y derechos. "Es una novela de mujeres que se van de viaje, no es una novela de carácter social, pero si de una generación de cara a las nuevas generaciones. "Me pareció importante esta visión del mundo que yo misma encaro con mis hijas que son de 30 años; todo el tiempo me estoy preguntando si vemos el mundo distinto. El papel de la mujer ahora es otro dilema del que pensaba mi generación", completa.

Para la autora, las manifestaciones feministas que ocurren actualmente en distintas partes del mundo deben abrir un debate, pero sobre todo estrategias de educación para prevenir la violencia de género. "Es muy importante manifestarse contra la violencia, pero no estoy de acuerdo en el método violento para protestar por la violencia. Creo que tenemos que ser mucho más que eso; no tenemos por qué usar el mismo lenguaje que se ha usado para vejarnos y ultrajarnos. Yo no estoy de acuerdo, pero si está sucediendo es por algo. A mí me pone a pensar...".