Oaxaca, expuesto a desastres: Sedatu

ArchivoArchivo

Algunos fraccionamientos se han construido en cerros y con materiales de baja calidad.

Oaxaca tiene una alta exposición a desastres naturales por sismos, inundaciones y otros fenómenos metereológicos, además la situación es grave porque más del 40 por ciento de su parque habitacional está construido con materiales endebles, señala el Programa Nacional de Vivienda 2019-2024, elaborado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). 

Manifiesta además que las condiciones de rezago varían ampliamente entre los diferentes estados de la República; sin embargo,  destaca la proporción de hogares con hacinamiento en Guerrero (23.1 por ciento), Chiapas (15.9 por ciento), Quintana Roo (14.9 por ciento) y Oaxaca (14.1 por ciento), quienes presentan los índices más altos del país.

El documento establece que una parte importante del rezago de las viviendas deriva de condiciones estructurales y de ubicación que las hacen vulnerables a riesgos relacionados a desastres por fenómenos naturales y eventos climáticos extremos (por ejemplo: sismos, inundaciones y deslaves, ondas de calor, entre otros).

“Si bien actualmente no se cuenta con un conteo exacto del número de viviendas que son vulnerables ante eventos perturbadores de la naturaleza, entre 2000 y 2012 hubo 1.2 mil viviendas afectadas por ellos”, se lee en el informe.

“Adicionalmente, en la actualidad se estima que siete de cada diez habitantes en México residen en zonas de riesgo, debido a su exposición a distintos tipos de fenómenos naturales y climáticos; de éstos, el 30 por ciento se ubican en zonas rurales”.

Señala que en cuanto a riesgos sísmicos significativos, éstos afectan a dos terceras partes del territorio del país, concentrándose principalmente en Guerrero, Chiapas y Oaxaca.

"Casas de papel"

Además, apunta que la población en mayor pobreza suele ser la más vulnerable a desastres por fenómenos naturales debido a la falta de recursos y capacidades de adaptación.

“En este sentido, los riesgos ante sismos, inundaciones, y otros fenómenos meteorológicos son especialmente altos en los estados de Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche y Guerrero, ya que además de tener una alta exposición, tienen más del 40 por ciento de su parque habitacional construido con materiales endebles; en contraste, en el resto de los estados este porcentaje no rebasa el 25 por ciento”.

Establece que en este sentido, el programa ha definido cinco objetivos prioritarios a partir de los principales problemas públicos identificados y su efecto en el bienestar de la población: primero, garantizar el ejercicio del derecho a la vivienda adecuada a todas las personas, especialmente a los grupos en mayor condición de discriminación y vulnerabilidad, a través de soluciones financieras, técnicas y sociales de acuerdo con las necesidades específicas de cada grupo de población; y, segundo, garantizar la coordinación entre los organismos nacionales de vivienda y los distintos órdenes de gobierno para el uso eficiente de los recursos públicos.

El tercer objetivo es fomentar conjuntamente con el sector social y privado, condiciones que propicien el ejercicio del derecho a la vivienda; el cuarto, asegurar el derecho a la información y la rendición de cuentas de todos los actores del sistema de vivienda adecuada; y, quinto, establecer un modelo de ordenamiento territorial y gestión del suelo que considere la vivienda adecuada como elemento central de planeación de territorio.