Salud de infantes, sin prioridad en Oaxaca

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El Hospital que se localiza en San Bartolo Coyotepec requiere alrededor de 120 millones de pesos anuales.

Los recursos con que operará el Hospital de la Niñez Oaxaqueña doctor Guillermo Zárate Mijangos durante 2020 serán limitados.

En el proyecto de decreto de Presupuesto de Egresos que el Poder Ejecutivo envió a la 64 Legislatura Local le asigna 31 millones 42 mil 71 pesos con 69 centavos, apenas 471 mil 229 pesos más que en 2019.

Con respecto a los 30 millones 570 mil 841 pesos con 95 centavos que se le autorizaron para este ejercicio fiscal, el aumento apenas representa el 1.5 por ciento, a pesar de que ha sido un nosocomio que en los años recientes ha enfrentado problemáticas por la falta de recursos suficientes.

El titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Donato Casas Escamilla, reconoció que el monto presupuestado es limitado, pero al ser un Organismo Público Descentralizado (OPD) que no depende de esa dependencia, sino directamente del Gobierno del Estado, pues cuenta con patrimonio propio, “habría que pedirle a los diputados estatales que le aumenten el presupuesto”.

Hermetismo en la dirección

Desde su llegada a la dirección del hospital de la Niñez en sustitución de Luis Aquino Santiago, en marzo pasado, Efrén Emmanuel Jarquín González ha privilegiado el hermetismo y omite dar declaraciones a los medios de comunicación, sobre todo para hablar de la operatividad y las recientes quejas por la falta de medicamentos.

Para operar sin contratiempos, el Hospital que se localiza en San Bartolo Coyotepec requiere alrededor de 120 millones de pesos anuales, pero el gobierno del estado sólo le asigna una cuarta parte.

A través de las acreditaciones federales por las atenciones que brinda a derechohabientes del Seguro Popular, al año puede recibir entre 40 y 60 millones de pesos.

En mayo pasado la delegada sindical Erika Griselda Méndez fue desconocida por la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA) por un problema en la asignación de seis contratos de confianza para tres personas de enfermería, un médico, un camillero y una persona de cocina, los cuales están detenidos desde junio pasado.

“No hay delegación, la gente está molesta porque los 396 trabajadores no tienen quién los represente”, externaron trabajadores que por miedo a represalías pidieron no se consigne su nombre.

Indicaron que tras el período de reacreditación de 17 patologías y de cirugía de corta estancia ante Comisión Nacional de Protección Social en Salud que se realizó en noviembre pasado “ha faltado medicamento, material e insumos, la situación está crítica, sobre todo para los pacientes de oncología”.

A diferencia de 2017 y 2018 cuando el personal pararon servicios para exigir medicamentos e insumos, en esta ocasión no pueden manifestarse con acciones similares porque no tienen quién los represente sindicalmente.

“No hay quien obligue al director a hacer requisición de material, hay fuga de gasto, estamos mal, no hay ni jabón”, se quejaron.