Oaxaca, quinto en captar remesas

Apoyan economía familiar

Al cierre del año se podrían recibir mil 450 millones de dólares.

El estado de Oaxaca ocupa el quinto lugar a nivel nacional en la captación de remesas que envían las personas migrantes desde el extranjero, al contabilizar de enero a septiembre del 2019 la cifra de mil 361.6 millones de dólares, lo que se traduce en más de 20 mil millones de pesos, informó el Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM).

Con cifras del Banco de México (Banxico), la dependencia gubernamental precisó que en comparación con lo captado por concepto de divisas en el mismo lapso, pero del año anterior, la entidad obtuvo este año un incremento del 7.1 por ciento, lo equivalente a 90.3 millones de dólares.

El IOAM detalló que las remesas constituyen en muchas comunidades la principal fuente de ingresos para las familias y son utilizadas para los gastos en la alimentación, educación, salud y vestimenta.

De acuerdo al Banxico, el estado de Michoacán, con 2 mil 644 millones de dólares se adjudica el primer lugar nacional; el segundo sitio lo tiene Jalisco, con dos mil 609.8 millones de dólares; el tercero Guanajuato, con dos mil 443.3 millones de dólares; el cuarto Estado de México, con mil 521.3 millones de dólares; el quinto Oaxaca, con mil 361.6 millones de dólares.

La sexta posición la tiene Puebla, con mil 324.4 millones de dólares; la séptima Guerrero, con mil 272.9 millones de dólares; la octava Ciudad de México, con mil 272.9 millones de dólares; la novena Veracruz, con mil 127.5 millones de dólares y la décima San Luis Potosí, con 993.5 millones de dólares.

Cabe destacar que las regiones que reciben más remesas que envían las y los migrantes desde el extranjero, principalmente de Estados Unidos, son la Mixteca, Valles Centrales, Sierra Norte, Sierra Sur, así como la Costa, esto por la alta incidencia migratoria en sus comunidades.

Por lo anterior, el IOAM estimó que al cierre del presente año, la cifra podría incrementarse a mil 450 millones de dólares, debido a que el último trimestre representa el período en que las familias suelen incrementar el importe de los envíos debido a las festividades de los fieles difuntos, cuya tradición está muy arraigada en las comunidades y por la época de fin de año.