Celebra Botello 50 años de su ordenación

Agradece a la Virgen
Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

José Luis Chávez Botello fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1969 en Roma.

El arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, José Luis Chávez Botello agradeció ayer a la Virgen de la Soledad porque ha recogido muchas gracias y bendiciones de Dios por su intercesión, durante su labor pastoral.

“Gracias a esta imagen tan venerada”, afirmó.

En la homilía de la misa celebrada en la Basílica Menor de la Soledad, para conmemorar el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal, el pastor religioso sostuvo que Dios lo envió a Oaxaca por medio de la tan venerada imagen de la Virgen de la Soledad, para conocer la violencia y pobreza, pero también, la gran generosidad del pueblo y su capacidad de hacer el bien, a pesar de estar sufriendo, así como su capacidad de perdonar, a pesar de la muerte de un familiar.

“Me hizo tocar fondo, me hacía falta una fuerte sacudida y Dios me la dio acá”, anotó.

"Si Dios –asentó–, no me hubiera traído por acá, me hubiera quedado en la mediocridad y no hubiera tenido varios acontecimientos que me marcaron”.

Por eso, llamó a los católicos a aprovechar el adviento y vivirlo con sentido cristiano, por ser tiempo de esperanzas para luchar por el bien y vencer el mal.

“Es el tiempo litúrgico de la esperanza, ante todo el mal que rodea, amenaza y debilita”, anotó.

De esta manera, destacó que la Navidad convoca a los católicos a pedir a Dios a abrirles los ojos, para poder contemplar las maravillas de su voluntad.

“Si así fuera, se solucionarían muchos problemas”, apuntó.

Resaltó que la soberbia ha originado la ceguera a muchos católicos, porque no ven dónde se encuentran, ni ha a dónde están llevando a su familia y a la soledad.

“Algunos se aferran a soberbia porque son incapaces de abrirse y buscar la verdad”, señaló.

Chávez Botello dijo que si los católicos abren los ojos y contemplan las maravillas de la voluntad de Dios, no gastarán su tiempo, ni energías para echar la culpa de todo a otros.

“Que todos los responsables de los servicios en la sociedad e incluso en la iglesia, tienen que hacer su parte”, indicó.

 Ordenado en Roma

José Luis Chávez Botello, nacido el 8 de febrero de 1941, en Tototlán, Jalisco, hizo sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Guadalajara, en el Seminario Menor y en el Seminario Mayor, entre 1955 y 1966.

Posteriormente fue enviado a Roma al Pontificio Colegio Pío Latino Americano y obtuvo la Licenciatura en Teología dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana, en 1970.

Fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1969 en Roma.