Terrenos baldíos, guarida de sabandijas

DELINCUENTES Y PLAGAS ASOLAN A LA ESPERANZA
Sergio Robles Pliego Sergio Robles Pliego 

Terrenos baldíos causan inseguridad en la colonia Esperanza, aseguran los vecinos.

Vecinos de la colonia la Esperanza, en Ocotlán de Morelos, denunciaron la inseguridad que viven a diario debido a los terrenos baldíos que rodean sus casas.

Además, algunos sobreviven a la falta de servicios públicos.

Son al menos 15 lotes abandonados que inicialmente le correspondían a la empresa Automorsa.

“No nos han dicho quiénes son los actuales dueños para hacer la limpieza del lugar, ya que se ha vuelto una zona de inseguridad por la maleza y el abandono para las personas que viven cerca de ahí”, explicó la presidenta de la colonia Julia Gómez García.

Entre los afectados por los terrenos son los niños, docentes y padres de familia que acuden al preescolar Federico Froebel, al igual que los vecinos, señaló uno de los padres de familia. 

Zona de inseguridad

El Jardin de Niños Federico Froebel se encuentra a unos metros antes de llegar al final de la calle La Paz de la misma colonia; atrás de sus instalaciones se encuentran varios metros de terrenos baldíos, al igual que al frente.

Una serpiente fue atrapada en la casa de uno de los vecinos. FOTO: Sergio Robles

Vicente Ruíz Jiménez comentó que hace unos meses atrás, varios jóvenes pasaban frente a la escuela a consumir estupefacientes.

“De repente veíamos a un grupo de muchachos que venían a ingerir narcóticos, la autoridad no hizo mucho caso, fueron otras situaciones por la que dejaron de venir. Realmente eso es preocupante por los niños”, dijo el padre de familia.

Vecinos indicaron que los terrenos abandonados se han convertido en una zona de inseguridad para los pobladores debido a que están solitarios y no hay alumbrado público.

“Lejos de ser necesario la falta de servicios, el mayor problema es la inseguridad que vivimos los colonos, sobre todo porque acá se encuentra el jardín de niños. Sería muy lamentable que ocurriera una desgracia, todo porque las autoridades no garantizan esa seguridad”, agregó María del Carmen.

“Hace poco no teníamos luz sobre la calle, ahora que la pusieron no funcionan las lámparas; de noche no se pueden caminar por la zona porque no se ve, hay que ingresar a buena hora a nuestras casas”, añadió.

El Jardín de Niños Federico Froebel es uno de los afectados por la inseguridad en la colonia la Esperanza.  FOTO: Sergio Robles

Otro de los vecinos que vive atrás de la institución, donde sería un fraccionamiento de Automorsa dijo, “no hay mucha vigilancia, los policías solo pasan por la calle que está al frente de la escuela, no sobre la privada, que se supone que sería construida por la empresa. En varias ocasiones, gente de fuera ha venido a drogarse o pelearse. También los terrenos han servido como moteles al aire libre”.

Felipe Martínez lleva viviendo nueve meses cerca del preescolar. Semanas atrás, unos asaltantes entraron a su domicilio.

“Vinieron a sacar cosas de la casa, porque prácticamente los terrenos están abandonados. De noche está oscuro, nadie camina por acá, por eso es fácil para los ladrones venir de este lado ya sea a robar o a esconderse”, abundó.

Maleza origina plagas 

“Hay una serie de animales que ingresan en las casas como ratas, tlacuaches, víboras y otros animales. Hay que cuidarnos de ellos”, mencionó María del Carmen Perdón, quien se encontró con una serpiente que ingresó a su hogar en días pasados.

“Lejos de ser necesario la falta de servicios, el mayor problema es la inseguridad que vivimos", dijo María del Carmen.  FOTO: Sergio Robles

Acusó a la autoridad municipal hace caso omiso a las denuncias que ha interpuesto junto con otros vecinos.

“Cada que vamos al municipio nos dicen que no les corresponde dar una solución”, explicó.

Falta de servicios 

Asimismo, los vecinos aprovecharon para señalar la falta de agua potable en una de las calles de la colonia.

“Tenemos que comprar agua porque la que nos mandan no llega hasta acá. Ya llevamos un año sin el servicio de agua potable”, afirmó otro de los colonos.

Una pipa de agua de 3 mil litros les cuesta 150 pesos.

: Son cerca de 15 terrenos sin mantenimiento ni alumbrado.  FOTO: Sergio Robles

“No todos tenemos la solvencia económica para poder comprar el agua. A mí me dura sólo quince días”, dijo Felipe Martínez.

Felipe Martínez, quien vive atrás del preescolar, en uno de los lotes que eran de la empresa Automorsa, no cuenta con alumbrado, ni con agua potable, menos con el servicio de luz. 

El municipio de Ocotlán de Morelos se encuentra en la parte sur de la capital de Oaxaca. Pese a que la cabecera municipal no se encuentra con grado de marginación, en colonias  como esta, no cuentan con los servicios básicos.