Cerrará año con deudas, el ISSSTE

Presenta 5 mdp en pasivos

El actual director general de la institución reconoció que se requieren mucho más recursos y nuevas camas.

El cuarto trimestre del año ha representado la crisis financiera más fuerte para el Hospital Regional Presidente Juárez, del ISSSTE, cuyo director general Jesús Gonzalo López Cruz estimó que cerrará el ejercicio fiscal con un pasivo de cinco millones de pesos.

Luego de una serie de señalamientos contra la exdirectora María del Carmen Cruz Parada, en septiembre pasado López Cruz fue nombrado encargado del nosocomio y apenas dos semanas después el director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez, lo nombró director general.

Reconoció que a su llegada encontró un hospital “en crisis político social”, pero se pudieron subsanar las inconformidades por los vicios ocultos de la nueva área de urgencias, principalmente en lo referente a las instalaciones eléctricas y de aire acondicionado, lo que había generado protestas de trabajadores.

Dijo que con el cambio de administración federal, ese hospital heredó un pasivo de 12 millones de pesos que se liquidó con los 69 millones de pesos de presupuesto del 2020, además de que el sobre ejercicio y una ampliación de 3 millones de pesos permite cerrar este ejercicio fiscal.

Espera que a finales de año se informe si a este nosocomio se le autorizaron los 89 millones de pesos que requiere para operar con normalidad en el 2020, aunque reconoció que se requieren mucho más recursos y nuevas camas.

Admitió que han existido carencias en medicamentos, sobre todo para pacientes con cáncer infantil y “si no se compra en este momento se compra de manera inmediata”, ya que estimó que hay un déficit del 10%.

Otro problema es la saturación porque sólo cuentan con 119 camas censables distribuidas en medicina interna, pediatría, ginecología y cirugía, pero el servicio de urgencia con 40 camas representa el mayor problema de saturación porque está rebasado para el número de derechohabientes que casi se ha duplicado.

“Se amplió urgencias, pero no las camas censables, ahí es un problema muy difícil para el movimiento de pacientes”, por lo que consideró que el proceso para analizar si el ISSSTE acepta el Hospital de la Mujer y el Niño en Reyes Mantecón a cambio de la deuda que tienen los SSO con esa dependencia podría beneficiar.

“El pasado 21 de noviembre estuvo el director e hizo un recorrido para definir cuál es la utilidad”, ya sea un centro hospitalizado o un hospital de alta especialidad, con lo que el Regional Presidente Juárez operaría como uno de segundo nivel con cuatro especialidades básicas, cuando actualmente funciona como un hospital de tercer nivel.