Aprueba Congreso revocación de mandato

También avala la consulta popular

La 64 legislatura del Congreso del Estado aprobó la reforma constitucional federal de consulta popular y revocación de mandato, de la que serán sujetos el Presidente de la República, los gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad de México.

La reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se recibió en el Congreso local el 28 de noviembre del 2019 y fue turnada a la Comisión Permanente de Estudios Constitucionales para su análisis  y dictamen.

En sesión extraordinaria, los integrantes de la actual legislatura local aprobaron las reformas que hacen posible que el presidente Andrés Manuel López Obrador se someta a la revocación de mandato, en caso de que así se solicite durante los tres meses posteriores a la conclusión del tercer año del periodo constitucional de su mandato.

En tanto que en el caso de la consulta popular, podrá realizarse sobre temas de trascendencia nacional y regional.

De acuerdo con el dictamen, cuando sean temas de interés nacional se requerirá una participación de, al menos, 2 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores; en caso de ser de trascendencia regional, en un número equivalente, al menos, al 2 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores de la entidad o entidades federativas que correspondan, en los términos que determine la ley.

La consulta popular también puede ser solicitada por el Presidente de la República, por el equivalente al 33 por ciento de los integrantes de la Cámara de Diputados o del Senado de la República; y la petición deberá ser aprobada por la mayoría de cada cámara del Congreso de la Unión.

Correlación de fuerzas DESCANSO

El diputado petista Noé Doroteo Castillejos manifestó que a partir del triunfo del presidente López Obrador se han establecidos nuevas coordenadas y correlación de fuerzas políticas en el país, en las que es imperativo dar paso a la participación directa del pueblo en las decisiones trascendentales, a través de las figuras de democracia directa que complementan las representativas, tales como la consulta directa popular o la revocación de mandato.

Desde la tribuna camaral, expresó que esto de ninguna manera es la puerta para la reelección del presidente Andrés Manuel López Obrador, como se ha querido hacer ver desde la derecha, en todo caso implicará que los ciudadanos tendrán la posibilidad de ser escuchados, incidir sobre ciertas políticas públicas y en ocasiones respaldar o revocar la confianza a sus gobernantes.

Subrayó que estos instrumentos no son nuevos y existen ya en países como Suiza y Perú, porque recuperan el espíritu democrático, “puesto que en el caso de la consulta popular será vinculatoria cuando participe más del 30 por ciento de los electores, además de que no se podrán someter, -y esto es muy importante-, a consideración de la consulta los derechos humanos, los tratados internacionales, los impuestos, los montos de financiamiento público, el Presupuesto de Egresos de la Federación y la disciplina de las fuerzas armadas.

Además, expresó, de que la constitucionalidad de la consulta deberá pasar por el tamiz de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, aunado de que ésta será la instancia para interpretar su resultado en el sentido más amplio en beneficio de los ciudadanos.