Jalpan toma el Congreso local

Exigen auxilio judicial

Habitantes y ejidatarios de San Raymundo Jalpan tomaron ayer las instalaciones del Congreso para exigir la intervención de las autoridades estatales y federales, ante el desalojo del que fueron objeto del predio que ocupan frente al estacionamiento de ese edificio.

Amenazaron con recuperar los terrenos donde se ubica la Cámara de Diputados, la Universidad Anáhuac y el CRIT, -que ellos donaron, según afirman-, porque los funcionarios del Poder Legislativo no apoyaron sus solicitudes de ayuda durante la agresión en que un taxista de la comunidad resultó lesionado y su vehículo destruido.

Dijeron que a las 9:00 horas un grupo de jóvenes con capuchas llegó al predio que se diputaban desde hace años un particular y los ejidatarios, y con el apoyo de una retroexcavadora destruyeron casas, postes de energía eléctrica y cercas que personas de Jalpan levantaron desde que “recuperaron” ese terreno hace un par de años.

Por ello, los ejidatarios y habitantes de Jalpan tomaron las instalaciones de la Cámara a fin de solicitar a los diputados se realizarán gestiones para la intervención de la Fiscalía General del Estado, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad Pública.

El director jurídico del Congreso, Gilberto López Jiménez, los atendió, pero les respondió: “es que esto no nos toca”, lo que enardeció a los integrantes de la comisión.

Cuando los demandantes le exigían que llamara a algún funcionario para que llegara la fuerza pública a auxiliarlos, López Jiménez dijo: "es que no nos hacen caso porque son de un partido contrario al nuestro". Esto motivó que los ejidatarios se levantaran molestos de la mesa y amenazaran con recuperar sus terrenos.

Los ejidatarios manifestaron que ellos también tenían armas y si querían ver sangre, pues sangre iba a haber porque ellos no iban a dejar que los agredieran.

Recordaron a los funcionarios del Congreso local que ellos donaron los terrenos para la construcción del Congreso, el CRIT y la Universidad Anáhuac, por lo que si no recibían apoyo buscarían la forma de recuperar sus predios.

Luego abandonaron la oficina del Congreso y más tarde se presentó la Policía Estatal y elementos de la Guardia Nacional, pero todo ya se había consumado.