Entregan chimas a invasores retenidos

INTERVIENE LA SEGEGO

Persisten los conflictos por posesión de tierras entre Oaxaca y Chiapas. 

JUCHITÁN, Oaxaca.- Las 37 personas detenidas por comuneros de Santa María Chimalapa durante el enfrentamiento que tuvieron en los terrenos de Nuevo San Andrés, fueron entregadas a elementos de seguridad y enviados de la Secretaría General de Gobierno, en la madrugada del pasado domingo, informó Miguel Angel García Aguirre, del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas.

El activista detalló que el autodenomiado “Ejército Chamula” se esperó dos años para volver a tratar de invadir terrenos del pueblo de Santa María Chimalapa en las tierras que corresponden a Nuevo San Andrés.

El 24 de febrero de 2017 se registró una primera emboscada y ataque a balazos contra  comuneros de la congregación Nuevo San Andrés, con un saldo inicial de un herido grave y 5 desaparecidos, quienes aparecieron horas después, dos de ellos fuertemente golpeados y torturados.

Recordó García Aguirre que se tuvo que conformar una Caravana de Observación Civil y Solidaridad con Los Chimalapas, integrada por representaciones de diversas congregaciones comunales chimalapas, organismos defensores de derechos humanos, luego que el gobierno del estado no quería otorgar las medidas cautelares.

Dijo que estos pistoleros son pagados, armados y entrenados por autoridades del municipio de Cintalapa, Chiapas y que han realizado ataques “de tipo paramilitar” con el intento de arrasar con la comunidad tzotzil de nuevo San Andrés.

Explicó que el fin de semana intentaron asentar a un grupo de personas que les prometieron tierras; agregó que la mayoría de las personas que fueron llevadas con engaños son inocentes, pero estaban acompañadas por estos pistoleros que están al servicio de Carmen Ariel Gómez Jiménez, un latifundista de esta zona.

En el intento de invasión se dio el primer enfrentamiento entre comuneros de Nuevo San Andrés y los invasores, quienes huyeron pero al llegar a la congregación de Chocomanatlán, todavía en el territorio del municipio de Santa María Chimalapa se dio el segundo enfrentamiento, en donde murió uno de los invasores y fueron retenidos los 37 invasores.

Las personas retenidas fueron liberadas por las autoridades, una decisión que lamentó el activista, ya que dijo que los actos cometidos por los invasores se siguen de oficio y se debe hacer una investigación “por una cuestión no sólo jurídica, sino política”.