Álvaro Carrillo, el Cancionero, a cien años de su natalicio

Pasarán más de mil años, muchos más, yo no sé si tenga amor la eternidad, pero allá tal como aquí, en la boca llevarás, sabor a mí. (Álvaro Carrillo)

Se cumplen 100 años del natalicio de uno de los autores más prolíficos de la música popular en México: Álvaro Carrillo, quien nació el 2 de diciembre de 1919, en Cacahuatepec, Oaxaca, en la Costa Chica.

Entre sus temas más celebrados destacan obras como: “La mentira” (“Se te olvida”), “Sabor a mí”, “El andariego”, “Un poco más”, “Luz de luna”, “Sabrá Dios”, “Amor mío”, “Seguiré mi viaje”, “Cancionero”, “Como un lunar”, “La señal”, “Orgullo”, “Pinotepa”, “Te doy dos horas”, “Eso”, “Puedo fallar”, “Eso merece un trago”, “El bravero”, “Allá tú”, “El amuleto”, y muchas más.

Estudios
Álvaro Carrillo cursó la primaria en Cacahuatepec y en 1935 ingresó al Internado Agrícola Indígena de San Pedro Amuzgos. Después se incorporó al Internado de Ayotzinapa ahora Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. De ahí pasó a la Escuela Nacional de Agricultura (ENA) (ahora Universidad Autónoma de Chapingo), bajo el régimen militarizado, de donde se graduó como Ingeniero Agrónomo.

Historia musical

Formó el primer trío en Ayotzinapa, en Chapingo. Sabía tocar líricamente la guitarra, tenía noción de la música y después, cuando empezó a pegar como compositor, se metió a clases y estudió teoría musical.

En la XEW conoció a Carlos Madrigal, un cantante de ranchero, aunque era ecuatoriano, quien le grabó “El Cometa”, y logró que el trío Los Duendes (Pepe Jara, Antonio Pérez Meza y Gilberto Saucillo) grabara en 1959, profesionalmente, su segundo tema “Amor mío”. Fue escuchada después por Lucho Gatica que la difundió por todo el mundo, en muchos idiomas

“Sabor a mí”, inspirada en su esposa, se popularizó en 1964 por Eydie Gormé y el trío Los Panchos. Fue grabada también por Luis Miguel, en su disco “Romances”

En 1965 “La mentira” sonó en la voz de Pepe Jara como la canción principal de la telenovela homónima protagonizada por Julissa, Enrique Lizalde y Fanny Cano. Desde entonces, la inmortalidad llegó al compositor a través de la escucha de sus canciones.

Proyección
Carrillo compuso cerca de 500 canciones, de las que 300 aproximadamente fueron grabadas. De esas 300, 61 son de talla internacional, grabadas en otros idiomas y países. Por ejemplo, en Croacia se grabó “El andariego”.

Pável Granados Chaparro, director general de la Fonoteca Nacional, destacó que Álvaro Carrillo es uno de los compositores más complejos líricamente.
“Fue un descubrir de nuevas formas de expresión en el bolero; un hombre con varias aristas, porque es uno de los continuadores modernos de la chilena, pero también de los autores más expresivos del bolero, que le dio una nueva visión. Fue el autor más introspectivo de esa época, que nos hace pensar tras escucharlo, que uno tiene abismos interiores que no conocía”, dijo.

Para ejemplo, tenemos algunos fragmentos que hablan por sí solos:

La mentira
Se te olvida que me quieres a pesar de lo que dices pues llevamos en el alma cicatrices imposibles de borrar.

Luz de luna
Yo quiero luz de luna para mi noche triste, para cantar divina la ilusión que me trajiste

Un poco más
Por qué te vas, mi bien, tan deprisa, no gozas mi agonía, si la noche se espera todo el día espera tú también.

Seguiré mi viaje
No sufriré tu altivez aunque puedas vivir con el mundo a tus pies, si mi más grande amor tan pequeño lo ves.